Descripción

Sonajeros y Mordedores

 

Los mordedores y los sonajeros son dos juguetes indispensables para los bebés. Te darás cuenta enseguida, pues además de estimularles de forma temprana con su uso, les ayudarás a pasar sus malos ratos jugando. Fíjate si son importantes...

 

Mordedores para bebés

Cuando tu bebé tenga aproximadamente unos 6 meses de edad, empezará a echar la dentición. Como en todo, cada niño lleva su ritmo, y hay a quienes les salen antes y a quienes les salen después, pero los primeros dientes siempre llegan. Por eso ¡hay que tener preparados los mordedores!


En realidad, los dientes se empiezan a formar ya cuando están en la barriga de la mamá, más o menos sobre la sexta semana de gestación, pero no es hasta los 6 meses de media cuando se dejan ver en la boca de nuestros peques. Y cuando llega ese momento, se nota, porque los chiquitines están más irritables, babean más, incluso pueden tener alteraciones de sueño. Y, por supuesto, muerden todo lo que pillan para calmar el dolor que les produce la ruptura de la encía. Para ese momento, para ayudarles a relajarse y a calmar su dolor, existen gran cantidad de mordedores preparados para ello.


Si decides comprar un mordedor, hay una serie de cosas que tienes que recordar para que cumpla su función adecuadamente. Es cierto que fríos les calman más, pero nunca des los mordedores congelados, pues hay algunos que tienen un líquido en su interior con el que al congelarse tu bebé puede hacerse daño en la boca al ir a morderlo. Puedes guardar los mordedores en el frigorífico para que estén fresquitos, pero nada más.


Es muy importante que tengas en cuenta que los mordedores son elementos que chupa el bebé, por lo que siempre deben permanecer bien limpios para evitar que pueda contraer alguna infección. Lava los mordedores con frecuencia, pero ojo, hay algunos que no pueden esterilizarse hirviéndolos, así que fíjate antes para que no se te estropee.


Los mordedores tienen bastante recorrido de vida, ya que a los niños les salen sus primeros dientes a los seis meses y no tiene su dentición de leche completa hasta más o menos los dos años. Para entonces lucirán en su boca 20 piezas, 10 arriba y 10 abajo. Las últimas que salen son los segundos molares, que aparecen abajo sobre los 24 meses y arriba alrededor de los 28.
Los primeros que salen son los dos incisivos de abajo, a los 6 meses, seguidos, a los 8, de los dos incisivos superiores. Después aparecerán los incisivos laterales. Primero los superiores, a los 10 meses, y después los inferiores cuando los peques cumplen su primer año.
Las primeras muelas salen a los 14 meses en la encía inferior y a los 16 en la superior. Y como "no hay chiquillo hasta que no echa los colmillos" estos ven la luz a los 16 meses en la arcada inferior y a los 18 en la superior. Estos sí que dan guerra de verdad. Pueden salirse hasta sarpullidos.
Como curiosidad, añadir que las niñas suelen ir más avanzadas en la dentición que los niños, para que no os pille desprevenidos. Y hay bebés que nacen con dientes, aunque no es lo habitual.


Sonajeros para bebés

El sonajero es el primer juguete que enamorará a nuestros bebés. En cuanto sea capaz de atraparlo con su manita no querrá soltarlo. Y antes de que llegue ese momento, se quedará como innotizado con su sonido cuando lo agites delante de él.
Pero es que, además, el sonajero no es sólo un juguete que suena y entretiene al bebé. Es mucho más. El sonajero es un utensilio ideal como ayuda para la estimulación temprana.
El sonajero estimula los sentidos de los bebés con luces, sonidos, colores, texturas... Vista, oído y tacto estarán siempre activos cuando juegue con su sonajero. Al mover el sonajero, tocarlo, escucharlo... tu peque acabará dándose cuenta de que todo eso lo hace porque se lo manda él. Se percatará de que él puede hacer que cambien las cosas a su alrededor con tan sólo un movimiento, con lo que estamos ayudando a que desarrolle su inteligencia.


La coordinación y la memoria son otros dos puntos que se trabajan con un sonajero. Debe coordinar mano y ojo para cogerlo y hacerlo sonar. Y si siempre juegas con el sonajero antes de realizar una actividad, el niño asociará el sonido a esa tarea y sabrá que después del juego llega, por ejemplo, la hora de merendar. ¿a que parece mentira? Pues fíjate si hay cosas que se consiguen con un simple sonajero. Bueno, simple o no tanto, porque hay infinidad de modelos con infinidad de opciones: de tela y blanditos, para los primeros juegos del bebé; con varias actividades; con luces, con música e incluso con mordedor incorporado, muy útiles para cuando les salen sus primeros dientes. También se han puesto de moda los sonajeros en forma de pulsera y los calcetines que llevan sonajeros incorporados para estimular el movimiento de las piernas y de los brazos de tu peque. ¡Hay algunos sonajeros que son una monada! Y ellos se lo pasan pipa pataleando y aspaventeando con los brazos. También los hay sonajeros y mordedores para baño, coche, carrito... ¡Hay mucho dónde elegir!


Mordedores y Sonajeros Baby Moon

Es tal la variedad de sonajeros y mordedores que existe que en Baby Moon hemos seleccionado los mejores y más indicados para tu bebé. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si tienes alguna pregunta que hacernos, estaremos encantados de darte la respuesta que necesitas. Tenemos los sonajeros y mordedores de las mejores marcas del mercado, entre ellas, un gran surtido de Miniland. Además, si realizas tu compra online, los portes te salen gratis.

Esta categoría no está disponible.

BOLETÍN

de noticias

Babyblog

Síguenos...