7 consejos para prevenir los ahogamientos en playas y piscinas

Playas, piscinas, ríos, lagos y pantanos constituyen el escenario típico de los meses de verano. Unos escenarios en los que, como en cualquier lugar donde estén presentes los niños, es necesario tomar todas las precauciones posibles para evitar accidentes.

No en vano, los ahogamientos representan la segunda causa de muerte accidental en menores de 19 años, según la web EnFamilia de la Asociación Española de Pediatría.

En lo que llevamos de año, se estima que han fallecido por esta causa cerca de 150 personas, de las cuales una quinta parte eran menores de edad, según esta información de la cadena SER.

Contribuyamos entre todos a que esta cifra no siga aumentando con estos consejos para evitar los ahogamientos, en verano y durante el resto del año también.

Ahogamientos infantiles en piscinas

Los niños, siempre vigilados

Nunca, nunca, nunca, bajes la guardia. No apartes la mirada ni un segundo del menor que tienes a tu cargo. O mejor dicho, no te separes de él. Debes situarte, por lo menos, a una distancia que te permita estirar tu brazo y tocarle.

Si el niño es muy pequeño, báñate con él. Se estima que un bebé puede ahogarse con muy poca cantidad de agua, como la que puede encontrarse en cubos o incluso en las bañeras que utilizamos para asearles.

Precaución en superficies resbaladizas

Resbalar y caer en una piscina de cualesquiera dimensiones y profundidad puede ser causa directa de un ahogamiento. Procura que el niño no camine solo por la parte exterior próxima a la piscina. Equípale también con algún tipo de calzado que evite que resbale.

Respeta siempre las señales que desaconsejan o prohíben el baño

Siempre, siempre, debemos respetar las indicaciones que emitan los socorristas en playas y piscinas, así como las banderas rojas. De la misma forma, no debemos bañarnos ni dejar que nuestros hijos lo hagan en pantanos, lagos o ríos donde no esté autorizado.

Cuidado con flotadores y manguitos

No debemos dejar que los niños se bañen con flotadores o manguitos sin la supervisión constante de un adulto. No son elementos tan seguros como se supone. En ocasiones pueden ocasionar que el menor no pueda darse la vuelta si queda tumbado hacia abajo con la cabeza dentro del agua.

Si es posible, consigue que instalen una valla alrededor de la piscina comunitaria

Es una forma óptima para evitar que los niños se acerquen demasiado y puedan caer dentro. Aún así, no apartes nunca la vista.

Enseña a nadar al niño cuanto antes para evitar los ahogamientos

Aprender a nadar a edades tempranas es la mejor manera de prevenir los ahogamientos. En algunas piscinas hay clases de prenatación para bebés desde los 6 meses. ¿Las conoces?

Y, por último, protégele del sol y y el calor

Aunque estemos en un medio acuático, es importante hidratar correctamente al niño y protegerle del sol para evitar así un golpe de calor que pueda hacerle caer y no responder de la forma esperada dentro del agua.

¿Se te ocurre alguna otra forma para prevenir los ahogamientos?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.