9 Meses únicos…

He decidido escribir este post por la experiencia que tuve en los Centros de Salud y los miedos y dudas que asaltaban a las mujeres durante el embarazo.

 Desde que te enteras que estás embarazada hasta que llega el momento de conocer a tu bebé pasas por muchas etapas, incredulidad, cambio de costumbres, asimilación del aumento de la familia y lo que ello conlleva, preocupación por saber que todo está yendo bien, dudas sobre síntomas, picores, lactancia… Pero algo que siempre está presente en todas, en mayor o menor medida, es la ilusión. Por lo que han relatado muchas madres y lo que podemos ver en los Centros de Salud o el hospital, la ilusión es algo que va creciendo desde que sabes que algo pequeñito se está formando dentro de ti.  La cantidad de sentimientos preciosos y únicos que puede traer un embarazo no deben ser manchados por nada, y mucho menos por el miedo al día del parto. Durante las sesiones de educación maternal, es algo que en bastantes ocasiones asusta a las mujeres. Soy consciente que el hecho de preguntarse cómo saldrá todo es suficiente para mantenerse preocupada, aún así no debéis dejar que los 9 meses únicos pierdan su magia por el miedo a cómo será el día del nacimiento, si dolerá mucho, si será una cesárea…

Por la experiencia que tenemos las matronas, sea un parto vaginal, sea una inducción por bolsa rota o sea una cesárea porque viene de nalgas, el resultado es el mismo: ya conoces a tu bebé, ¡ya puedes verlo y tocarlo! Después de tantos meses creciendo dentro de ti e imaginando como sería, ahí lo tienes. Este pensamiento es el que tenéis que tener siempre que las dudas os asalten. Tan solo es un día, que puedes pasar dolor, que no duermes bien, que sientes nervios, pero que tiene un resultado esperado y emocionante. Es el único dolor del mundo que trae recompensa, y ¡una gran recompensa! Además debéis pensar en todos los adelantos que ahí de técnicas para aliviar el dolor, del apoyo de los profesionales y de vuestras parejas, y sobre todo, nunca podéis olvidaros que estáis allí por ellos, por vuestros bebés. En más de una ocasión cuando vemos a una mujer cansada, que le hace falta un empujoncito, le preguntamos por su bebé “¿y cómo estará el pequeño Adrián?, pronto lo veremos” y las mujeres al escuchar esto se arman de valor y ¡dan todas las fuerzas por él!

Os digo con sinceridad, que es un día que puede ser precioso, el día de vuestro encuentro,  y que demasiada preocupación puede hacer que no lo viváis igual de mágico. Pensad siempre en que ellos también os necesitan ahí,  apoyándolos. Estar tranquilas hace que todo en el día de vuestro parto, se viva más satisfactoriamente. Y recordad…si todo fuera tan malo… ¿porqué repiten las mujeres?

Os animo a que contéis vosotras mismas en el blog, qué sentís desde que sabéis que estáis embarazadas, qué sentimientos , dudas y preocupaciones abundan y qué es para vosotras ser mamás.

 

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Parto. Guarda el enlace permanente.