¿Abrigar mucho o poco a niños y bebés? Esa es la cuestión ;)

No sé por qué, pero los padres tendemos a pensar que los bebés y los niños no sudan, y que por eso son capaces de aguantar estoicamente todas las capas de ropa que les pongamos. Vamos, que nos encanta esto de abrigar a las pequeñas criaturas porque creemos que así no se van a resfriar. Y, en ocasiones, fallamos. ;)

La verdad es que los bebés y los niños sí sudan, como seres humanos que son. Y ese sudor que desprenden, en ocasiones les hace enfriarse y cogerse todos los constipados del mundo.

Pero claro, ¿cómo saber si les hemos abrigado demasiado o no, si no son capaces de manifestarnos sus sensaciones? Aquí está el problema…

Según mi propia experiencia, basada en el método ensayo y error, no os vayáis a creer, deberemos prestar atención a tres aspectos importantes a la hora de abrigar más o menos a un niño.

Abrigar a bebes y niños

Si el peque es caluroso o no

Aunque estemos en pleno invierno, hay niños a los que no puedes abrigar demasiado porque acaban sudando. Con esto no quiero decir que les saquemos a la calle sin abrigo y en manga corta. Solo que hay que tener en cuenta este aspecto para ponerle más o menos capas de ropa debajo de su cazadora o anorak.

Si va a salir a la calle o va a quedarse en casa

No es lo mismo abrigar a un niño que va a quedarse en casa en pleno mes de diciembre, con la calefacción puesta, que otro que va a salir con sus padres en su silla de paseo a las 6 de la tarde. En el primer caso, quizá le sobre una manga. Y a lo mejor al segundo niño le haga falta una sudadera más gordita.

Qué actividad va a realizar

Si va a ir a jugar con la arena del parque en invierno, está claro que debe llevar unas buenas capas de ropa para no quedarse frío. Pero si, en cambio, ha salido de casa con papá y su pelota favorita, quizá le sobre hasta el abrigo en un momento dado.

La clave para abrigar bien: el “método cebollil”

Lo mejor, sin lugar a dudas, es seguir a rajatabla lo que yo llamo el “método cebollil” o de capas. En otras palabras, abrigar al niño con varias camisetas, chaquetas o jerseys, unas encima de otras, e ir quitando o poniendo en función de cómo esté. Si vemos que suda o que le salen unos coloretes rojos, va a ser que tiene calor, así que…, ¡una prenda fuera! Con esto acertamos seguro ;)

Y siempre, siempre, tengamos en cuenta la ropa que llevamos nosotros

Si nosotros estamos bien con una camiseta y una chaqueta, quizá nuestro hijo no necesite llevar cuatro mangas. Debemos tener en cuenta que ellos sienten el frío y el calor como nosotros, así que no nos olvidemos de eso ;)

¿Sueles abrigar mucho a tu hijo?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

 Diario de una mami

 

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.