Aceite de hígado de bacalao fermentado para los niños

A mí también me sonó a peli antigua o a la época de mi abuela (es decir, a la posguerra) lo del aceite de hígado de bacacalo. Mi hermana ha llegado hace poco de EEUU y dado que allí la alimentación no sigue precisamente las indicaciones de la dieta mediterránea ni tan siquiera se le aproxima, ha necesitado invertir tiempo en documentarse para paliar los efectos negativos de la alimentación “basura”, bollería, etc.

aceite de hígado de bacalao

El otro día me comentaba que ella le da aceite de hígado de bacacalo fermentado a mi sobrino y quedó pendiente mirarme yo también el tema cuando tuviera un ratito. Ahora que me he puesto, lo comparto con vosotros y vosotras.

Atentos, que en el título pone además “fermentado” y no cualquier aceite de hígado de bacalao.

La fermentación hace que el aceite se separe de los hígados sin alterar su contenido en ácidos grasos o vitaminas, se procesa en frío y actualmente parece que sólo la empresa Green Pasture lo comercializa.

aceite de hígado para los niños

Según algunos expertos el aceite de hígado de bacalao es especialmente recomendable incluso para las parejas de están intentando concebir un bebé, las mujeres embarazadas o en período de lactancia. En realidad se trata de un alimento más que un suplemento nutricional.

aceite de hígado de bacalao

A mi marido y a mi suegro les habían recetado ácidos grasos de pescado en pastillas pero parece ser que el aceite de hígado de bacalao fermentado, además de natural, ayuda a mejorar además de la función cardíaca, la tolerancia a la glucosa, reduce la inflamación sistémica y, para lo que se tomaba antiguamente, aumenta las defensas. Además este aceite también favorece la salud ósea, alivia los dolores musculares, facilita la absorción de calcio y magnesio y normaliza la presión sanguínea.

aceite de hígado para alimentación niños

Y parece ser también que la ingesta de ácidos grasos omega-3 en sumplementos puede ser perjudicial porque las partículas de grasa tienden a oxidarse descomponiéndose en compuestos que pueden dañar proteínas, ADN y otras estructuras del organismo. La mejor forma de tomar estos ácidos grasos omega-3 es consumiendo pescado azul. Así que ya sabéis… ¡Mañana a por sardinas, boquerones, caballa, salmón o bonito del norte!

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.