Alimentación complementaria: legumbres y leche de vaca

Entorno al año de vida, mes arriba, mes abajo, la alimentación de nuestros hijos se va haciendo más completa.

la alimentación complementaria imagesCAIWWNQU

Aunque algunos siguen disfrutando del alimento materno, la leche de la madre como fuente de nutrientes, defensas y una porción importantísima de apego emocional, su propio desarrollo ya requiere unos aportes más diversos de sustancias básicas que se encuentran en la alimentación complementaria.

La administración de alimentos distintos a la leche materna, como ya he dicho en anteriores posts, se hace de manera paulatina, con la suficiente calma dado el más que posible peligro de alergias o reacciones adversas de un cuerpo, el del niño, que se está adaptando a un medio ajeno por completo a sus nueve primeros meses de existencia (medio acuoso que no volverá a experimentar).

Por ello, es juicioso marcar las pautas apropiadas para que el pequeño no se halle nunca ante una dificultad insalvable y seamos capaces todos de determinar la alimentación con la que podemos contar en su dieta diaria.

Cuando nos comentó el pediatra que podíamos empezar a darle legumbres, nos indicó que cualquier tipo de legumbres de las que tomáramos nosotros. Empezamos por la lentejas, porque me encantan, lo reconozco.

la alimentación complementaria leche y legumbresPero cometimos un error (os aconsejo que no hagáis lo mismo). Hicimos unas lentejas sin sal pero con “todo”: jamón, chorizo… el pediatra no nos dijo que no lo hiciéramos, que conste. Sin embargo, de lo que no nos advirtió fue sobre la conveniencia de hacer un puré DE legumbres o CON legumbres.

El caso es que nosotros hicimos las lentejas y las convertimos en puré. Y, claro, es algo demasiado fuerte para un niño tan pequeño y dijo que para nosotros, tomó dos cucharadas y gracias. Más adelante le añadimos legumbres trituradas a su puré habitual y ya fue otra cosa. Así que, nada de puré de lentejas sino puré de lentejas, recordadlo.

la alimentación complementaria Otra novedad ha sido la leche. El pediatra nos dijo que ya, después de haber superado la prueba del huevo, lo siguiente “problemático” era la leche, que le fuéramos dando poco a poco. Al principio, mezclábamos con la leche de continuación para luego darle sólo leche de vaca. Eso sí, le damos mezclada entera con semi, por eso del aporte excesivo de grasa. Y nunca por la noche. De momento, antes de dormir, le seguimos dando leche de continuación.

No sé si os servirá todo esto pero espero que sí.
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.