Alimentación de un bebé entre el año y los dos años

Otra de las obsesiones que siempre se tiene siendo padre (y en especial si se es padre primerizo) es la de que el niño tenga una alimentación sana, que coma de todo y en cantidad suficiente.

alimentación sana

Los primeros que debemos velar porque sea así debemos ser los padres. Sin duda, tendremos la inestimable ayuda de la guardería (si es que el bebé asiste ya a ella) o de quien nos ayude con el cuidado de nuestros hijos (abuelos, por ejemplo) pero siempre siguiendo, primero, las pautas del pediatra y, segundo, las líneas que los padres consideremos oportunas. Siempre que hayamos tenido el asesoramiento adecuado, como es lógico.

Nuestro hijo está cerca de cumplir el año y medio. Ahora hace muchas cosas por imitación y también en la alimentación podemos aprovechar esta tendencia que tiene para que vea en nosotros hábitos saludables.

Le ofrecemos fruta cuando la comemos nosotros, por ejemplo; igualmente, evitamos comer delante de él otros alimentos que sabemos que no le vienen tan bien (bollería, por ejemplo) y que también trataría de comer si nos viera comerlos.

Un bebé de esta edad debería tener unos aportes concretos tanto calóricos como de ciertos productos para ir cimentando un correcto desarrollo de su cuerpo y mente, en esta etapa de su vida en que, en proporción, el crecimiento es tan rápido.

alimentación adecuada para el bebé

Si hablamos de calorías, debería estar entre 1200 y 1300 Kcal al día ya que está en la fase de movimiento continuo (veréis que no paran en absoluto) necesitan reservas para poder hacerlo con garantías.

Pero también necesitan proteínas en su alimentación (unos 30 gramos al día), hidratos de carbono (en torno a 150 gramos diarios) y grasas de 35 a 45 gramos al día). Más de medio litro diario de leche entera tendrían que tomar igualmente. Si bien se puede sustituir por derivados de la leche: el queso y el yogur serán, probablemente, los que más le gusten y mejor acepten.

alimentacion infantilEs importante que tomen cereales (el mío los sigue tomando en el biberón de la noche) ya que les va a proveer de elementos esenciales como el hierro, fruta (le aportan vitaminas y sacarosa, un azúcar muy saludable), verduras…

En definitiva, todo lo que los anuncios dicen que debemos tomar los adultos para estar bien que si nos lo hubieran inculcado a la edad de mi hijo estaríamos todos mucho mejor cuidados de lo que lo estamos.
 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.