Alimentos esenciales para los niños en invierno

Los meses de invierno suelen ser los más duros para los niños desde el punto de vista físico. Las bajas temperaturas y las condiciones meteorológicas adversas provocan que el sistema inmunológico de los más pequeños se vea más debilitado y por lo tanto sean más propensos a la hora de sufrir ciertas enfermedades. 

Una buena alimentación es clave para evitar que la salud del niño sea vea claramente mermada y dañada. Es por ello que no debes perder detalle de aquellos alimentos que no pueden faltar en la dieta diaria de los niños durante los meses de invierno.

niño-comiendo

Alimentos esenciales para los niños en invierno

  • Agua: El agua es esencial a la hora de evitar que el niño sufra un exceso de sequedad en sus vías respiratorias que le impida respirar como de costumbre. Beber abundante agua durante todo el día le ayudará a mantener todo su cuerpo perfectamente hidratado y evitar la acumulación de los temidos mocos.
  • Verduras: Frente a la mucosidad no hay nada mejor que un abundante consumo de verduras como las zanahorias, las calabazas o las espinacas. Gracias a la gran cantidad de vitaminas que poseen, el sistema inmunológico se refuerza y evitan que el niño se resfré con facilidad.

consejos xcomer bien

  • Frutas: Al igual que pasa con las verduras, las frutas son alimentos que no pueden faltar en la dieta diaria de los niños. Es importante que consuman una gran cantidad de cítricos como las naranjas, los limones o los pomelos ya que al ser una fuente importante de vitamina C, permiten forlalecer todo el sistema inmunológico.
  • Pescado azul: Otro alimento que no puede faltar en el menú diario de los más pequeños es el pescado azul. Se trata de productos con un gran número de proteínas de calidad y con una serie de propiedades que ayudan al cuerpo a luchar contra los diferentes gérmenes.

Como puedes ver, es muy importante cuidar la alimentación de los más pequeños durante todo el invierno. Aparte de los alimentos anteriormente citados, es esencial que el pequeño consuma frutos secos como las nueces o las almendras o legumbres como las lentejas o los garbanzos de una forma habitual. De esta forma, tendrá menos posibilidades de contraer algún tipo de virus y su salud no se verá tan perjudicada o dañada durante estos meses de frío y lluvia.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales?

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.