Alivio natural del dolor durante el parto

Como ya habíamos comentado, el parto es un proceso que inherentemente al mismo conlleva la sensación de dolor. ¿Cuánto duele el parto? y ¿seré capaz de aguantarlo? son dos de las preguntas más frecuentes de las embarazadas cuando se va acercando la fecha del nacimiento del bebé. Pero siempre habrá algún método de alivio natural del dolor durante el parto que nos sirva.

Respecto a la segunda pregunta y para tranquilidad de todas las gestantes, os comento que todo el mundo, es capaz de soportar el dolor. Todas acaban dando a luz, con más o menos sufrimiento, con epidural o sin ella, pero todas sois capaces de llevar a buen término vuestro sueño de ser madres.

alivio natural del dolor durante el parto

Contestando a la primera pregunta, unas lo vivirán mejor y otras peor, no hay una regla matemática que pueda medir el dolor del parto. Depende del umbral de cada una, del apoyo ambiental que reciba, de la colocación del bebé y la anatomía materna, y de cómo es llevado el trabajo de parto por parte del profesional que atienda el mismo.

Vamos a hablar entonces de los elementos que puede controlar la mujer para el alivio natural del dolor durante el parto. Lo fundamental es el apoyo psicológico que pueda recibir por parte de la persona que haya decidido que la acompañará en el nacimiento de su hijo. Habitualmente es la pareja, y es importante que ésta le acompañe en silencio, sin juzgar, dándole ánimos cuando lo necesite, e intercediendo por ella ante el profesional que la atiende.

alivio natural del dolor durante el parto

El día del parto es importante que el profesional se presente y esté abierto a explicar todas las dudas que pueda tener las gestantes. El haber conocido previamente el hospital donde vas a dar a luz, y las buenas referencias del mismo, hace también que aumente nuestra seguridad y por lo tanto también el umbral del dolor.

En una contracción, el dolor va aumentando poco a poco hasta llegar al punto de inflexión, descendiendo después lentamente. Al inicio del parto las contracciones pueden ser irregulares, unas dos o tres cada 10 minutos. En este periodo que los profesionales llamamos pródromos es muy importante controlar la respiración, inspirando por la nariz y espirando por la boca lentamente. Concentrarse en la respiración hace que toleres mejor el dolor de la contracción.

También alivia la deambulación, eso mantiene tu espalda libre mitigando el dolor de riñones que algunas parturientas padecen.

alivio natural del dolor durante el parto

Cuando ya el parto está instaurado, las contracciones se hacen más frecuentes, 4 o 5 cada 10 minutos, ya se habrá borrado el cuello y la dilatación está en 4 cm aproximadamente. A estas alturas a veces las gestantes ya están agotadas y solicitan la epidural. Si ésta tarda en llegar o no quieres ponértela aún, mantén la respiración profunda abdominal, y colócate sobre una pelota de pilates, esto hará que ayudemos a bajar por gravedad al bebe, mitigará el dolor que sientes en vagina, deja la espalda libre, lo que permite que tu pareja o  profesional haga un masaje o contrapresión en la zona del rombo de Michaelis, lo que alivia el dolor de riñones.

Para las parturientas que prefieran estar en la cama lo ideal es que se coloquen de lado, así ayudamos a que gire correctamente el bebé y volvemos a tener la espalda libre, permitiendo también la realización del masaje.

En dilataciones superiores, las parturientas que están sin anestesia epidural, habitualmente están ya muy agotadas y prefieren estar en la cama. Llegados a este punto las endorfinas harán su trabajo aliviando el dolor entre contracción y contracción. Normalmente a partir de 8 cm, las contracciones se espacian, para permitir a la mujer recuperarse. Aunque son muy dolorosas con esta dilatación las contracciones, es increíble como algunas mujeres incluso parecen dormirse entre contracción y contracción. Eso es que el cuerpo está respondiendo con analgesia natural.

alivio natural del dolor durante el parto

Ya en el expulsivo, la adopción de postura una postura vertical, lateral o incluso a cuatro patas, mejora y acelera la salida del bebé. La colocación de compresas calientes en el periné mejora la elasticidad y también funciona como analgésico y relajante.

Una vez dado a luz, nada mejor como la mirada, el olor y el tacto de tu bebé como para que se te olvide todo el malestar sufrido. ¡¡Enhorabuena mami!! Lo has hecho fenomenal.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Google +… Gracias :-)

avatar
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.