Anestesia Epidural ¿Es imprescindible ponérsela?

¿Me pongo la epidural? 

No es esta es una pregunta muy fácil de contestar; Depende…

anestesia

Desde siempre las mujeres hemos deseado parir de una forma más cómoda y desde que la anestesia epidural se aceptó como método de control del dolor en las maternidades todos los profesionales y usuarios hemos cambiado la forma de entender el parto.anestesia epidural

Esta forma de analgesia nos relaja y alivia y nos permite vivir el parto de una forma
tranquila, pero también nos hace perder el control de nuestro cuerpo y nos obliga a permanecer en la cama con movimientos muy limitados.

¿Es esto malo?…No, cuando una mujer vive el parto como algo doloroso y angustioso lo mejor es utilizarla, al igual que si llega un momento en que el parto se hace demasiado largo y no tenemos más remedio que pedirla para permitirnos descansar, pero, posiblemente, hoy en día se tiende a “abusar” de su uso, hay muchas mujeres que cuando llegan al hospital lo hacen ya con una dilatación importante, han aguantado maravillosamente en su casa, en su entorno, pero al llegar al hospital exigen “la epidural” y cuando se les insiste en lo poco oportuna que resulta cuando ya, prácticamente han terminado la fase de dilatación pierden por completo  ese control de su cuerpo y de su mente que tenían hasta el momento y viven el resto del parto con verdadera angustia.

epidural

Entonces; ¿Para qué sirve la anestesia epidural? ¿Me la tengo que poner siempre? ¿Cuándo ya no tiene sentido ponérsela?

La anestesia epidural nos sirve para el bloqueo del dolor, una vez puesta (y según el efecto que nos haga, que en cada persona tiene una intensidad) no sentiremos dolor, pero tampoco sentiremos nuestro cuerpo, con lo que no nos podremos mantener en pie y movernos en la cama resultará algo difícil.

relajacion partoNo es imprescindible ponérsela (de hecho sólo se insiste en que se la pongan mujeres hipertensas o con alguna patología de este tipo) y no es una urgencia ponérsela a las mujeres durante la dilatación, si hay otras urgencias más importantes tendrás que esperar.

Puesto que su función es el alivio del dolor durante la fase de dilatación no tiene mucho sentido utilizarla cuando ya ha pasado esa fase, salvo que el profesional estime oportuno ponértela según vea las condiciones en el momento del ingreso. Sino solo conseguimos que tengas el efecto óptimo de la epidural cuando ya ha nacido tu bebé, lo que te obligará a permanecer en cama unas horas después del parto sin notar las piernas y moviéndote con dificultad… ¿Absurdo no?

Entonces: ¿Qué hago?…En primer lugar no tener una idea preconcebida, según te encuentres en el momento del parto decide si te la pones o no, pero no antes, no llegues al hospital con la idea hecha de antemano. En segundo lugar escucha a los profesionales que te atienden, puede que la matrona que te ingrese te diga: estás con cuatro centímetros, pero no te la pongas… ¿Por qué? Pues porque está viendo que dilatarás rápido y tu niño va a dudas epiduralnacer sin dificultad (creerme con la primera exploración ya nos hacemos una idea bastante precisa). O puede que te diga lo contrario: estás con nueve centímetros, pero póntela…

¿Por qué? Pues porque no parece que las condiciones nos auguren un parto rápido, porque parece que aún nos queda tiempo o porque parece que el expulsivo será costoso…

Ten preparada alguna técnica para control de tu mente, ya os hablé de las respiraciones, pero podéis consultar otras cuantas en internet o en las clases de preparación al parto, donde vuestra matrona os podrá orientar al respecto y os ayudará a conocer las más eficaces.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.