Aprendizaje del bebé con 10 meses ¡Saben más que los ratones colorados!

El aprendizaje del bebé, un cambio continuo durante su primer año. ¡Saben más que los ratones colorados!

aprendizaje infantilCon el paso del tiempo y un continúo aprendizaje, el bebé ya deja de serlo un poco, sabréis notarlo.

Parece como si, hasta en los rasgos, fuese madurando a velocidad de vértigo. Sus actos son cada vez más conscientes, premeditados e, incluso, medidos. Sus facciones van dejando atrás la de aquel bebé recién nacido (o con muy pocos meses), con su carita afilada, su cabeza en forma de balón de rugby, sus manchas por todos lados…

Muchos de nuestros amigos y familiares, después de pasar cierto tiempo sin verle, nos comentan lo mismo: “¡Qué cara de niño tiene ya!”, como si lo anterior fuese sólo una etapa preparatoria.

En realidad lo es.

Nuestro hijo lleva nueve meses con su método de aprendizaje científico de “prueba y error”.

Ha intentado coger cosas con sus manitas con mayor o menor éxito. Ha probado y ha conseguido, romper en tiras papeles que caían entre sus dedos. Se ha dado más de un coscorrón hasta lograr dominar el arte de sentarse desde la posición de tumbado boca abajo.

Sigue su aprendizaje, haciendo sus pinitos con la voz, posiblemente (y sin “posiblemente”) el avance que más les cuesta culminar. Pero sigue escuchándose con frecuencia, moviendo la lengua y la boca entera para conseguir distintos sonidos, distintos tonos.

aprendizaje en niños durante el primer año

Sin embargo, a diferencia de estas cosas que acabo de comentar, también está adquiriendo cierta “malicia” o “picardía” (prefiero este término) con algunas cosas que sabe que no debe hacer.

Evidentemente, le decimos que no cuando se quiere llevar ciertos objetos a la boca, su tendencia natural.

Pues, bien, ahora cada vez que se enfrenta con algo nuevo, como TIENE que probarlo con sus labios, con su lengua, con su boca en general, va directo. Pero antes de hacerlo nos mira a su madre o a mí, como esperando que le digamos ese “Noooooooo” que le solemos decir. Lo cierto es que, aunque se lo digamos, pasa de nosotros y se lo acaba metiendo en la boca pero él, primero, nos mira.

También solemos jugar a un juego con él en el que da rienda suelta a su lado travieso. Su madre le tiene en brazos y se me acercan por la espalda. Cuando están muy cerca, su madre le anima y me golpea en la espalda como dándome un susto. Lo bueno es que se parte de la risa.

Otra cosa que también le encanta es tirar cualquier torre que levante yo con las piezas de sus juegos. Se acerca a toda mecha gateando y goza dándole un manotazo, sonrisita incluida.

Todo este aprendizaje parece fantástico para un niño al que le quedan diez días para hacer diez meses. Aunque más fantástica es la sensación de coprotagonizarlas junto a tu hijo. Ya lo veréis vosotros mismos.

aprendizaje bebé

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.