Aprendizaje y desarrollo con los bebés: Cómo aprenden nuestros pequeños

Cada día es cómo ir a una escuela de aprendizaje con los pequeños.

desarrollo bebé

Sigo fascinado cada vez que nuestro bebé de ocho meses, cuando le estamos cambiando de ropa y él tiene ambas manos ocupadas con algún juguete, lo agarra alternativamente con una u otra mano, según le digamos nosotros, para dejar el brazo libre para meter la manga del body. Lo más gracioso es que lo hace con total naturalidad, es decir, no se le ve excesivamente concentrado para hacerlo. Se ve que es un movimiento aprendido que ya ha interiorizado.

Suponemos que la guardería tiene mucho que ver en este aprendizaje. Las pautas que se le vayan marcando van calando.

Para conseguir eso, entiendo que es fundamental la repetición, la perseverancia y la identificación de estímulos y respuestas.

learning

Me explico el por qué de este aprendizaje.

El bebé desde muy pequeño va a ir reconociendo voces, sonidos y gestos. Serán sus primeras pruebas de aprendizaje. Como es lógico, empiezan por lo básico. Por eso, pasados unos meses, se convierten en unos maestros en detectar en la cara de sus padres los sentimientos concretos que estén viviendo en un momento dado.

¡Ojo con eso! Porque no sólo detectan si estás triste, cansado, preocupado, enfadado o alegre sino que, como si de un comando interno se tratara, intentará imitar tus gestos, tus movimientos y, en consecuencia, tu estado de ánimo también. Porque la imitación es su forma de empaparse de la vida que deben aprender a vivir.

development

Por todo ello, es un buen consejo que tu humor trate de ser lo más positivo posible en presencia de tu hijo ya que, al tender a repetir lo que ve en sus mayores, el bebé tendrá más posibilidades de ser positivo que negativo si vuestro enfoque de cualquier experiencia es la correcta.

La perseverancia es fundamental en estos estadios de aprendizaje. Vuestro hijo pone en práctica constantemente los movimientos, palabras, mecanismos que sabe que tiene que aprender para superar etapas por lo que vuestro papel de ayuda, de tutelaje, debe ser igualmente constante. No os canséis de repetirle cómo se nombran las partes del cuerpo, qué sonidos hacen los animales, de qué color son las cosas y, por supuesto, el tan usado ¡a la boca, no!

Pero no hay que repetirle las cosas de cualquier manera.

Si queremos que gatee, por ejemplo, no está de más que seamos nosotros mismos los que nos pongamos a su altura (es decir, a ras de suelo) y gateemos junto a él. Si no queremos que haga algo, la negación debe ser firme sin ser brusca. Si queremos que haga algo, sin embargo, debemos animarle sin descanso a que lo haga y (pasamos al siguiente punto) mostrarle nuestra satisfacción cuando lo hace.

aprendizaje bebé

Este tipo de estímulos (riendo, aplaudiendo, diciéndole lo bien que lo hace) es la mejor forma de que a vuestro hijo se que queden las cosas.

Aunque el mejor consejo es el siguiente: haz lo correcto que tu bebé, por imitación, acabará haciendo lo correcto. Tarde o temprano.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.