Aspirador Nasal o Suero Fisiológico para quitar los mocos de los bebés

Aspirador nasal , suero… ¿Cómo le quito los mocos a mi niño? 

Una de las cosas más habituales en los niños, tengan la edad que tengan, es la presencia de los familiares mocos. Como productos de los resfriados, que los pillan con muchísima frecuencia, son como uno más de la familia.le quito

Recuerdo cuando le llevamos al pediatra con su primer resfriado, sus primeras producciones de mocos como Dios manda, el médico nos dijo que nos acostumbráramos, que le acompañarían hasta febrero. Era octubre…

Así que, lo primero, paciencia. No es grave, no hay que alarmarse. Eso sí, os adelanto que la limpieza de estos amiguitos os proporcionará unos momentos inolvidables con vuestro hijo, ¡porque no les gusta en absoluto! Se mueven como si estuvieran endemoniados.

Existen en el mercado unas cánulas que se utilizan de aspirador nasal, bien aspirando el padre (y digo bien, el padre; la madre se reserva las tareas más gratas. Se lo tiene ganado, entre nosotros, aspirador-nasal-manual-minidoo-beababastante se sacrifican ya.) bien con una perita, absorben los mocos de cada orificio de la nariz del pequeño. Yo soy un poco bruto, en general, y probé con la cánula (la manual, no la de perita) una sola vez. Pero me da tanto respeto, por si le aspiro más de la cuenta, que he optado por otro método.

Tumbado boca abajo, se le ladea la cabecita primero a un lado y se le inyecta suero fisiológico (o preparado de agua de mar para bebés, que encontraréis en las farmacias) en la ventana que quede más arriba para que el suero (y lo que arrastre) salga por la de abajo. Se repite ladeándole la cabeza al otro lado. Y en clearing baby noseambas ocasiones se le puede incorporar y echarle hacia delante o boca abajo, directamente, para que la gravedad (y los estornudos que muy probablemente lanzará) haga el resto. Nosotros usamos unas ampollas de suero (creo que son de 5 ml) individuales muy útiles. Caben en la fosa nasal del bebé y apretando sale el suero con la fuerza suficiente para que haga la limpieza adecuada. Otra forma sería comprando suero en envase de litro y usando una jeringuillas pequeñas.

Si sois constantes y lo mostráis como si fuera un juego, podréis conseguir lo que ha logrado uno de mis hermanos con sus hijos. ¡Se limpian ellos mismos con la jeringuilla! Lo que es tener más de un hijo y tener que buscarse las habichuelas, ¿verdad?mocos

El fin de semana pasado, un amigo que tiene dos niñas ya algo mayores, me comentó, con razón, que el estómago es el pañuelo de los bebés.  Hasta que aprendan a usar los que usamos los mayores, acaban por tragárselos para expulsarlos a su debido tiempo con un acceso de tos, arcada o similar.

Así que, vuelvo al principio, paciencia pero sin preocuparse. Los mocos son los enemigos, posiblemente, menos fieros a los que nos enfrentemos en esta aventura de la paternidad.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.