Asustar a los peques diciendo ! que viene el coco!

Lo cierto es que llevo tiempo pensando en si utilizar la opción de asustar o dar miedo a los pequeños con frases como ¡que viene el coco!para que aprendan lo que no hay que hacer, o lo que sí o lo que no es cívico, siempre con el objetivo de educarles lo mejor posible… es la mejor opción. Personalmente tengo claro y la experiencia, al menos en mi entorno me ha dado la razón, de que finalmente este tipo de amenazas o sustos no son realmente eficaces.

asustar a los niños para educar

Hay casos en que se queda en “va a venir el Coco y te va a comer como sigas así”, “no hagas eso, que al final viene la bruja mala” o “como no comas, va a venir el hombre malo que se lleva a los niños que se portan mal…”. Sé que la intención no es realmente la de asustar o atemorizar al pequeño, sino la de “meterle un poco de miedo en el cuerpo” para que haga eso que debe. Sin embargo, ¿es necesario asustar a los niños en vez de hablar con ellos y hacerles entender lo que está bien o mal?, ¿dejará mella en los pequeños el hecho de que les muestren o les digan que más allá de lo que él conoce hay cosas tan malas?

Sin duda, cada proceso de aprendizaje es elegido por los padres, al igual que cada estrategia educativa es adecuada para un niño u otro, ya que, cada uno es totalmente diferente a otro.

asustar a los niños

Aun así, esta forma de asustar a los pequeños puede provocarles baja autoestima e inseguridad, puesto que, más allá de afrontar ese problema o de aceptar que tienen obligaciones y deberes porque así es la vida sin más, se sentirán asustados e intimidados, lo que irá influyendo en su seguridad.

En este punto debemos plantearnos: ¿de verdad queremos que crezcan con miedos e inseguridades?

asustar a los peques

Por otro lado, los pequeños cada día conocen lo que hay a su alrededor y creo que no es la mejor opción mostrarles desde que son niños una realidad donde si no haces algo viene una bruja, el coco o un hombre malo a por ti. Es importante que sean responsables de sus actos y que comprendan que más allá de todo un sinfín de personajillos castigadores, la realidad es que si se comportan mal o no hacen lo que deben, recibirán una consecuencia. Es preferible no darles ese helado que esperan tras el almuerzo si realmente no han comido nada, en vez de sacar a la luz estos personajes que dan miedo.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.