Avances en un pequeño de dieciocho meses

Mi bebé con sus dieciocho meses hace tantos avances y  me pregunto cuándo dejaremos de llamarle bebé para llamarle niño. Es como el momento en que un adulto recibe un diploma o un título.

Supone para ellos grandes avances en su desarrollo, aquél en el que las cosas extremadamente sencillas asociadas a los bebés quedan a atrás y empieza a acometer actos que conllevan cierta carga “adulta”, si se me permite.

avances en un niño

Cosas que ya son habituales en un niño de año y medio y que yo ya he visto en mi hijo son, por ejemplo, que trata de invitarte a que juegues con él ofreciéndote cualquier objeto o come por sí mismo, con ayuda de una cuchara o le da de comer a muñecos.

Hoy mismo, a un muñeco de Batman que tiene (al que llama “Atman”, por cierto, que pensábamos que iba a decir Batman antes que papá) le ha querido dar tanta comida que ha acabado “bañándole” literalmente en el puré.

Vemos que ya hace las coreografías de los videos musicales, que le ponemos y le hemos puesto tantas veces, con bastante soltura, incluso anticipándose a los movimientos que han de venir. Demuestra con eso que tiene una retentiva interesante.

avances en bebé

Precisamente esto hemos comentado mi mujer y yo hoy porque le hemos nombrado un objeto y ha ido a señalar dónde lo dejamos guardado. Pero es que han pasado días sin
sacarlo de su escondrijo lo que corrobora que su memoria también va mejorando.

Por supuesto, desde hace tiempo ha conseguido otro hito atribuible a los dieciocho meses, correr y subir escaleras. Ahora uno de sus aficiones favoritas es abrir unas escaleras de tijera que tenemos (muchas veces tengo que estar pegado a él para evitar que se le venza la escalera, caiga montando un estruendo y le pueda hacer daño, además) y subir los escalones (con la sonrisa y aplauso final por su parte, como signo de victoria). Bajar ya es otro tema. Le resulta mucho más complicado bajar y necesita de nuestra ayuda para no tener una buena caída.

También coge objetos y sabe para qué son (barre con la escoba, toma el teléfono y se lo pone al oído…) , dibuja como Dios le da a entender con un lápiz en un papel… y su continuación, que es la mesa…

avances en un pequeño de ..

Sabe decir “no” claramente de palabra y también meneando la cabeza. Y últimamente, aunque lo hace menos veces, también dice “sí” con la cabeza. En definitiva, un sinfín de avances que también veréis en vuestros hijos cuando cumplan los dieciocho meses y que os llenarán de orgullo paternal.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.