Ayuda a tu pequeño cuando comience a andar

Cuando los padres ven a sus pequeños andar, sin duda, ese momento marca un antes y un después, ya que, supone un paso adelante, y nunca mejor dicho, en el desarrollo del pequeño. Aun así, será muy importante que cuenten con tu ayuda para que pasen poco a poco de dar esos primeros pasos a terminar corriendo.

andar playa

Cabe destacar que cada pequeño es diferente y que, aunque los padres se sienten ansiosos y esperan con emoción que su hijo comience a caminar, no deben preocuparse si tarda un poco más o si al principio le cuesta. Es totalmente normal y parte del aprendizaje de cada niño.

Normalmente empiezan a sentarse adecuadamente a partir de los seis u ocho meses y a continuación llega el momento del gateo. Sin duda, el hecho de que los pequeños gateen es importante y muy beneficioso, ya que así, desarrollan su capacidad de coordinación. Resulta curioso que he escuchado alguna vez que a los adultos les puede resultar realmente difícil gatear e incluso que aquellos, que no gatearon durante su infancia, no tienen tan desarrollada su capacidad de coordinación.

niñoandar4

Más allá de ello, entre los nueve y dieciocho meses, en ese margen de edad, suelen empezar a andar los pequeños. Por supuesto, al principio se irá apoyando en los bordes de los muebles, en taburetes… todo ello le servirá para ponerse en pie e ir dando los primeros pasos. Los niños se sienten muy diferentes cuando empiezan a verlo todo desde esta posición, ya que, adquieren mayor control para alcanzar objetos, ir a donde desean… por lo que, habitualmente pronto empiezan a caminar, les gusta esa sensación y se lanzan.

En este momento, papás y mamás tendréis un papel muy pero que muy importante. En primer lugar, para alentarle a que se supere, a que dé varios pasos seguidos y así, vaya perdiendo el miedo. Por ejemplo, si te colocas a un metro de él y le extiendes los brazos, diciéndole que vaya contigo, él se animará y sin darse apenas cuenta hará ese pequeño recorrido sin necesidad de soporte alguno. Sin embargo, es importante que no le agobies ni tampoco que le pongas metas demasiado altas. Es decir, si está cansado y se sienta, no le insistas, ya que, él deberá hacerlo cuando tenga ganas y no sentirse presionado. Asimismo, si está dando sus primeros pasos, no le pidas que se recorra sólo sin apoyo toda la habitación, colocándote en el otro extremo, ya que acabará por frustrarse.

A la hora de ayudarle, cógele siempre por delante los brazos para así, facilitar la inercia del movimiento, ya que, hay cierta tendencia a cogerle por detrás y no es una postura fácil para el pequeño.

niñoandarPor otro lado, asegúrate de que cuando comience a andar, no haya a su alrededor objetos que puedan dañarle si cae sobre ellos, que los salientes estén protegidos para evitar que se choquen… lo mejor es optar por superficies en las que no se hará daño si se cae, como el césped, alguna alfombra o moqueta.

En cuanto a las caídas, aunque tendréis que seguir precauciones para que no se haga daño, con los primeros pasos, llegan las primeras caídas y en la mayoría de las ocasiones no se hacen el mínimo daño, aunque sí que pueden llorar porque se asusten al ver que pierden el equilibrio y caen. Por ello, no reaccionéis gritando, por ejemplo, o acudiendo asustados hacia él, intentad mantener la calma, para que él no se asuste. Verá que no tiene importancia si también vosotros se lo demostráis, ya que, caer y levantarse es parte del proceso de aprender a caminar.

Si te gusta esta información compártela en Facebook, Twitter, gracias.

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.