Bebés de alta demanda afectiva. Consejos

¿Hay bebés de alta demanda, o somos los cuidadores (madre y/o padre) los que los convertimos?

Hay bebés que por mucho que les des, parece que siempre quieran más. Bebés que, a la mínima, lloran exigiendo brazos o aquello que deseen. Los bebés de alta demanda afectiva, término acuñado por el pediatra W.Sears, son aquellos que suelen pedir comida y afecto continuamente, llegando a resultar su fuerte y exigente carácter agotador e impredecible.

bebés con alta demanda afectiva

Cada bebé es un mundo pero sí que es cierto que hay bebés que por su alta sensibilidad, tienen más dificultad para conciliar luego el sueño ya que las experiencias vividas pueden resultarles extresantes. La princesa era una niña hipersensible que captaba las emociones al aire.

Mi hija mayor tenía un poco de estos bebés. Era una niña que no dormía nada, no más de 20 minutos de día y que se despertaba cada 11, 8 o 7 minutos de noche (el primer mes llegué a ver fantasmas, como os podéis imaginar).

La peque no durmió una hora seguida hasta que tuvo 8 meses y no durmió una noche entera hasta los 3 años.

bebés y colecho

Sinceramente en aquel entonces el cansancio no me dejaba ver más allá y la única solución que me aliviaba era dormir con ella sus minisiestas o incluso dar cabezaditas mientras le daba el pecho en el sofá…Me dormía por los rincones, vaya. Al final opté por dormir un día a la semana en casa de mi madre y aunque la oía llorar y tampoco dormía “del tirón”, cogía fuerzas para el resto de semana. Además el fin de semana, mi marido se despertaba primero para quedarse con ella y yo podía hacer una siesta de mañana.

bebés con mucho apego

En definitiva los bebés de alta demanda afectiva son bebés difíciles, que requieren mucho apoyo para la madre o el padre por parte de otras personas, porque pueden acabar crispando los nervios y creando un sentimiento de frustración muy grande por pensar que no lo estamos haciendo bien.

Los expertos recomiendan abogar por una crianza natural hacia este tipo de bebés tan exigentes.

Dar el pecho a demanda, colechar y en definitiva, darles el afecto que están pidiendo a gritos en la medida de nuestras posibilidades, será la clave para ir superando sobretodo el primer año. Todo pasa, y aunque seguramente seguirán siendo personas muy sensibles, irán aprendiendo a controlar sus emociones a medida que vayan ganando en autonomía.

Mi consejo es que busquéis ayuda para sobrellevar mejor la situación, porque realmente es muy duro. ¿Sabéis de lo que os hablo?

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

book, Twitter…

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.