Bolsa para el hospital. ¿Qué llevar cuando vas a dar a luz?

Bolsa para el hospital

Hay una de esas típicas frases de madre que la mía repetía una y otra vez y que yo seguro diré a mi hija, para seguir con las tradiciones:

La bolsa para el hospital hay que tenerla preparada a los siete meses de embarazo, por lo que pueda pasar.

Y ese “por lo que pueda pasar”, pasó en mi caso. Terminé de preparar mi bolsa, mejor dicho, nuestras bolsas (llevamos 2: una para mí y otra para la pequeña) una semana antes de dar a luz, con bastantes más cosas de las que de verdad necesité. Así que hoy quiero aconsejaros qué es lo que tenéis que llevar sí o sí y aquellas otras cosas sin las que podéis pasar. Aviso a navegantes: yo di a luz en un hospital público, así que mi experiencia la basaré en este dato. No tengo ni idea de cómo funcionan las cosas por lo privado.

¿Qué llevar en la bolsa para el hospital? Para la madre ;)

Lo súper indispensable, lo que no puedes dejarte bajo ningún concepto, es tu documentación: DNI (añade también la tarjeta sanitaria por si acaso) y todos los informes, resultados, ecografías…, del embarazo. Añadimos también la famosa cartilla azul del mismo. Normalmente darás a luz en el hospital que te toque y tendrán todas las pruebas, pero nunca se sabe. A ver si va a haber un fallo informático y te dicen que no te ponen la epidural porque no saben si tienes problemas de coagulación. ¡Mejor no arriesgarte!

Una vez te has asegurado de que sales de casa con todos los papeles, continuamos…

Vaselina o cacao para los labios. ¡Qué chorrada!, pensarás. ¡Para nada! Nos lo recomendó la matrona en las clases de preparación. ¡Y menudo acierto! Durante la fase de dilatación, después de ponerte la epidural, se acabó lo de beber agua. Como mucho te pasarán una gasa empapada por los labios para mantenerlos hidratados y que no tengas esa sensación tan molesta. Por eso la vaselina o el cacao te ayudarán a sentir un poco de alivio.

Goma para el pelo. Para las mamás con melena, os recomiendo que os hagáis una coleta cuando la cosa empiece a ponerse dura. Porque te entran unos sudores que ni corriendo maratones. Cuanto más cómoda, mejor.

Zapatillas de estar por casa. Para estar a gustito, ya sea durante la fase de dilatación, mientras deambulas por la habitación, como en los días que pasarás en el hospital. ¡Pocos, si todo va bien!

Neceser con enseres personales: cepillo de dientes, crema, champú, desodorante y para de contar. A mí para lavarme me dieron una especie de esponjas impregnadas de jabón, de usar y tirar (no sé si será así en otros hospitales). Pero si quieres meter tu esponja y tu jabón, estupendo.

Abanico. Para aliviar esos calores que te entran. Un clásico que no pasa de moda. Dile a tu pareja que ensaye, a lo “Locomía”.

 Y hasta aquí el post de hoy sobre qué llevar en la bolsa para el hospital. ¡Continuará!

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.