Botiquín básico a tener en cuenta con un bebé

Todos tenemos en casa un botiquín con medicamentos de uso habitual y utensilios que nos son necesarios en caso de contusiones, cortes, quemaduras, etc. Pero este botiquín está pensado por adultos para adultos.Cuando se tiene un niño pequeño, la cosa cambia ligeramente.

botiquín necesario botiquín con bebés

En primer lugar, para este botiquín además de los medicamentos y demás productos que comentaremos después, es fundamental tener teléfonos elementales a mano, a saber: teléfono del pediatra, teléfono del hospital más cercano, teléfonos de los vecinos de confianza más cercanos, teléfonos de servicios de emergencias (en nuestro caso lo tenemos todo unificado en el 112).

botiquín en casa con bebés Unknown-1

En cuanto a las medicinas del botiquín, siempre bajo indicación del pediatra, paracetamol o ibuprofeno para bebés (para las frecuentes subidas de la fiebre), loción con hidrocortisona para picadura de insectos, crema solar con filtro solar apropiado para niños, pomada para quemaduras, alcohol de 60º, un colirio adecuado para las posibles conjuntivitis que pueda tener, líquidos para compensar la deshidratación por diarrea.

En cuanto a utensilios indispensables en el botiquín de los que hay que disponer siempre tenemos las tijeras romas (se utilizan, entre otras cosas, para cortarles las uñitas), otras tijeras que corten bien, vendas, gasas estériles, suero fisiológico (fun-da-men-tal), saca-mocos (manual o eléctrico), termómetro especial para bebés (tienen la punta flexible; es más fiable el termómetro digital que se coloca en la axila que el de UV que se pone enfocándolo a la frente), bastoncillos de algodón, algodón.

botiquín cuando hay bebés en casa

Algo muy típico que parece de Perogrullo pero que muchas veces se olvida, son los pañuelos de papel. Conviene buscarlos lo más suaves posibles, sin perfumes, sin color pero tenerlos a mano es muy importante porque siempre hay un vómito, una regurgitación, unos mocos que hay que limpiar y en estos casos hay que actuar como en las películas del Oeste, ¿hay que ser el pistolero más rápido! En caso contrario, las consecuencias pueden ser terribles… sobre todo para la ropa del pequeño y la nuestra.

En definitiva, el botiquín para nuestros hijos es algo que no hay que tomar a la ligera y, sobre todo, hay que tenerlo siempre a punto, sin medicamentos caducados, con los artículos necesarios para las curas en perfecto estado. Es pura lógica pero no está mal recordarlo.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.