Bronquiolitis: qué es y cómo prevenirla

La bronquiolitis es una infección del tracto respiratorio, una de las más frecuentes en bebés y niños de hasta dos años. Afecta a los bronquiolos, provocando su inflamación y obturación y se da de forma epidémica de octubre a abril, especialmente. Está causada la mayor parte de las veces por el virus respiratorio sincitial (VRS) y suele ser una enfermedad “benigna” que sólo en ocasiones requiere de hospitalización.

bronquiolitisLos síntomas de la bronquiolitis son parecidos, al principio, a los de un catarro: mocos, tos, algo de fiebre… Pero en dos o tres días, lo que parece un resfriado común se transforma en bronquiolitis. La reconocerás porque el bebé tendrá dificultad para respirar y aleteo nasal, escucharás que tiene pitos en el pecho y la tos le habrá empeorado notablemente. Si notas alguno de estos síntomas, acude lo antes posible a su pediatra para poner remedio.

Para tratarla en casa, lo de siempre: lavados de los conductos nasales con suero fisiológico. Y pare facilitarle la respiración, puedes incorporarle un poquito el colchón.

Si el cuadro que presenta tu hijo es cosa de hospital, lo más probable es que tengan que ponerle oxígeno y algún tratamiento específico para desinflamar los bronquiolos.

Pero bueno, lo normal es que en un periodo que puede variar entre 7 y 30 días el peque estará como nuevo.

bronquiolitis

¿Cómo podemos prevenir la bronquiolitis?

Existen algunas pautas que nos pueden ayudar a prevenir la bronquiolitis así como otras enfermedades de las vías respiratorias:

-Siempre que se pueda, apuesta por la lactancia materna. Es muy recomendable dar de mamar a los bebés la menos durante los seis primeros meses de vida.

-Ventila la casa al menos una vez al día. No hace falta que tengas las ventanas de par en par durante horas. Es suficiente con dejarlas abiertas cinco minutillos por la mañana.

-Evita que se fume cerca del bebé. El humo no es nada bueno para él, ni para nadie.

-Cuida mucho la higiene. Lávate las manos cunado le vayas a coger aúpa y mantén bien limpias las cosas que usa: juguetes, teninas, chupetes, vasos…

bronquiolitis

-Procura que personas resfriadas o acatarradas no entren en contacto con el bebé. Lo que para un adulto no pasa de un constipado, para un niño puede convertirse en algo más serio. Y si no hay más remedio, pide a los enfermos que se cubran la boca al estornudar y que se laven bien las manos. También es mejor usar pañuelos de papel.

-No te saltes las vacunas, ponle las que te recomiende su pediatra y sigue el calendario de vacunación. Recuerda que ha cambiado. Puedes ver el nuevo calendario de vacunación aquí.

-Ten cuidado de dónde colocas al pequeño. Nunca lo pongas en lugares con corrientes de aire.

bronquiolitis- Y algo muy importante. Sácale a pasear a la calle todos los días. Es bueno que le dé la luz y el aire. Eso sí, no le abrigues en exceso para que no sude. Un pediatra me dio un truco para saber cuánta ropa hay que ponerle a los bebés: si hace frío, una prenda más de las que lleves tú y si hace calor, una menos.

Si te ha gustado la información y crees que es útil, compártela con tus contactos de Facebook y Twitter. Gracias.

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.