Bronquiolitis, qué es y cómo tratarla

La bronquiolitis es uno de los episodios que con mayor frecuencia causan obstrucción de la vía aérea inferior.  En una inflamación y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas de los pulmones (bronquiolos).

Ocasiona una emergencia médica en el niño pues causa una insuficiencia respiratoria aguda.

Este proceso afecta a los lactantes en el curso de una infección de vía respiratorias altas. La causa más frecuente es el Virus Sincitial Respiratorio, aunque puede tener otras causas. Esta afección tiene un marcado carácter epidémico y proporciona una inmunidad posterior breve. Se observa más en los meses de invierno.

Es un proceso fundamentalmente inflamatorio, que se caracteriza por:

  • Distrés, con marcadas retracciones intercostales, aleteo nasal y cianosis (piel azulada) cuando el proceso se agrava.
  • Obstrucción respiratoria, con jadeo audible.
  • Sibilancias (sonido silbante y chillón durante la respiración) es un signo característico de esta enfermedad.
  • Aleteo nasal y quejido de diferente intensidad.
  • Taquipnea (respiraciones más rápidas), Taquicardia (frecuencia cardíaca aumentada), fiebre.

La terapia complementaria puede incluir:

  • Beber mucho líquido. La leche materna o la leche artificial son perfectas para niños menores de un año.
  • Respirar aire húmedo ayuda a aflojar el moco pegajoso. Puede usarse un humidificador para humectar el aire que su hijo está respirando. Siga las instrucciones que vienen con el humidificador.
  • Descansar mucho.
  • No permitir que alguien fume en la casa, el coche o cualquier lugar cercano a su hijo.

Generalmente, los síntomas mejoran al cabo de una semana y la dificultad respiratoria mejora al tercer día.

Posibles complicaciones

  •  Enfermedad de las vías respiratorias, incluyendo asma, posteriormente en la vida.
  •  Insuficiencia respiratoria.
  • Infección adicional como neumonía.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico inmediatamente o acuda al servicio de emergencias si el niño :

  •  Resulta extremadamente cansado.
  •  Presenta un color azulado en la piel, las uñas o los labios.
  • Comienza a respirar muy rápido.
  • Tiene un resfriado que empeora repentinamente.
  • Presenta dificultad respiratoria.
  • Experimenta aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar.

En ocasiones se requiere ingreso hospitalario porque el niño necesite Oxígeno y líquidos intravenosos.

Prevención

La mayoría de los casos de bronquiolitis no se pueden prevenir con facilidad porque los virus causantes de esta enfermedad son comunes en el medio ambiente. La atención cuidadosa al lavado de las manos, sobre todo alrededor de los bebés, puede ayudar a prevenir la diseminación de los virus respiratorios.

Los miembros de la familia que tengan infección de las vías respiratorias altas deben tener especial cuidado cuando se encuentren cerca de un bebé, por lo que deben lavarse las manos con frecuencia, especialmente antes de manipular al niño.

Hasta la fecha, no hay vacuna disponible para el VSR. Sin embargo, hay un producto efectivo, llamado palivizumab (Synagis), para bebés que estén en alto riesgo de presentar enfermedad grave a partir del VSR. Pregúntele al pediatra si este medicamento es bueno para su hijo.

 

 

 

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.