Chupete: ¿desde y hasta cuándo?


baby_ryan_animated_by_fr33z3dry-d32h1kp

Seguro que como yo, os habéis preguntado una y mil veces si el chupete es bueno para vuestro hijo. Yo tenía mis dudas y tardé bastante en dárselo, pero me he dado cuenta de que no es tan malo como lo pintan algunos.

Lo primero que me vino a la cabeza cuando vi que mi hija se empezaba a meter la mano en la boca fue: “el chupete se quita, la mano no”. Ese fue el detonante para empezar a usarlo. Después, he leído muchas cosas sobre su uso y esto son algunos datos con los que me he quedado:

-Durante los primeros días de vida del bebé no está recomendado darle chupete, sobre todo si se ha decidido alimentarle con lactancia materna. La técnica de succión del chupete es diferente a la empleada para sacar la leche y los expertos dicen que el recién nacido podría confundirlas y no mamar correctamente.

Sin embargo, si se opta por lactancia con leche adaptada en biberón, se puede dar chupete al recién nacido desde su nacimiento.

-Desde el momento en que se les da, el chupete suele convertirse en el objeto favorito de los bebés, porque les relaja, les calma la necesidad de succionar, les ayuda a conciliar el sueño… Así que no te olvides de meter chupete de reserva por si tardas en volver… Y para nuestra tranquilidad, el chupete no provoca ningún problema físico ni psicológico en los niños si no se prolonga su uso hasta más allá de los dos años.

-Otra duda que me surgió fue acerca del material del chupete. Los hay de silicona, de látex y caucho. Elegir unos u otros depende de lo que le guste más al bebé, pero hay quien aconseja que se dejen de usar los de silicona a partir de que sale el primer diente y pasar a usar los de caucho porque son más resistentes.

La forma es otro punto importante a tratar. Hay chupetes con la tetina en forma de cereza, de gota o anatómica. Los de cereza tienen mala fama porque se dice que al ser redondos producen malformaciones en el paladar, pero lo cierto es que no se ha demostrado.

Los que tienen forma de gota son ovalados y más estrechos y lo anatómicos son lo que se adaptan mejor a la forma del paladar.

-A la hora de elegir el tamaño hay que tener en cuenta la edad del bebé. Eso sí, la tetina nunca ha de sobrepasar los 3,3 cm. Hay muchas marcas que los separan por meses, pero una de las claves para saber si el tamaño del chupete de un bebé es el adecuado es observar la apertura de la boca que provoca. Si el tamaño va acorde con las necesidades del bebé, provocará la menor apertura de boca posible y no efectuará presión sobre le paladar.

Mi hija, de momento los usa de silicona, con forma de gota y del tamaño adecuado para niños de 6 meses en adelante. ¿Y los vuestros? ¿Cuáles prefieren?

PD: un consejo de mamá a mamá. Mucho cuidado con las cadenas o cordones que se usan para sujetar el chupete. Nunca acuestes a tu hijo con ella puesta porque podría producir sensación de ahogo.

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.