Y nuestro cochecito elegido fue el Living Smart de Chicco

Cuando llegué al sexto mes de embarazo, aproximadamente, decidimos que iba siendo el momento de mirar el cochecito para nuestra hija. No teníamos mucha idea de marcas o prestaciones, pero sí de los requisitos que, en nuestra opinión, debería cumplir el cochecito que compráramos.

Queríamos un cochecito económico

No me malinterpretéis, no pretendíamos comprar el cochecito más barato del mercado, pero tampoco gastarnos la friolera de una cantidad de cuatro cifras. Queríamos algo medio, ni mucho, ni poco, ni blanco, ni negro. ;)

Que tuviera tres partes

O sea, en el argot de padres experimentados, un trío: capazo, silla de paseo y silla de grupo 0 para el coche (el huevo). Nadie nos podía dejar ninguna de las partes, así que mejor hacer el desembolso una vez.

Que fuera liviano

Íbamos a cogerlo todos los días, por ciudad. Así que queríamos un cochecito que no pesara mucho, por aquello de subir y bajar bordillos, entrar a las tiendas, etc.

Y manejable

Que se manejara con una sola mano para mí era un requisito imprescindible. Y lo mismo digo de las ruedas: necesitaba que tuviera unas ruedas que giraran bien, no que se mantuvieran fijas.

Que cupiera en el ascensor

Tampoco es que nuestro ascensor sea muy pequeño, es de un tamaño bastante estándar, pero unos familiares habían tenido problemas con el tamaño y nos habían advertido muy bien. ;)

Que se plegara fácilmente y entrase bien en el maletero del coche

Imprescindible lo del fácil plegado, para no parecer Pepe Viyuela cuando llegara el momento de meterlo en el maletero. Y que entrara bien, sin ocupar mucho espacio. Porque cuando sales de casa con un niño parece que te vas de vacaciones a cada rato.

La verdad es que la decisión no fue nada difícil, a pesar de la gran cantidad de modelos y marcas de cochecitos existentes en el mercado. ¿Sabías que los hay que se pliegan solos y hasta carritos para salir a correr, con unos reposavasos para llevar la botella de agua o el refresco a mano? Desde luego, está todo inventado. ;)

And the winner is…

Cochecito Living Smart de Chicco

En un primer momento dudamos entre el Living Smart de Chicco y el Elea de Bebé Confort. Al final optamos por el primero debido a una oferta interesante.

¿Alguna pega? Sí, claro, la perfección no existe. Creo que la silla se queda pequeña un poco pronto (a pesar de que la seguimos usando con nuestra hija, que casi tiene dos años, pero reconozco que va un poco justa). También me hubiese gustado que la capota se hubiera podido desenfundar para lavarla. Pero, como contrapartida, es tan grande y protege tan bien del sol que prácticamente no hemos tenido que usar la sombrilla (somos un desastre orientándola, lo confieso).

Y tú, ¿qué cochecito elegiste para tu hijo? ¿Repetirías?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Compras y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.