Cojines de lactancia. Comodidad a la hora de dar el pecho

Los primeros días y semanas de lactancia son a veces los más complicados. Hasta que la mamá y el bebé cogen ambos su postura preferida y se va creando ese vínculo mágico entre ambos en los momentos de cada toma, a veces pasa algo de tiempo. Porque si te han vendido que la lactancia siempre es fácil, siento decirte que en ocasiones no. ;)

Una no sabe cómo colocar al recién nacido. ¿Le cojo a pulso? ¿Pero no es mejor si apoyo el brazo? ¡Es que se me cansa! ¿Cómo le sujeto la cabeza? ¿Y si nos tumbamos los dos en la cama?

Todas las opciones son buenas, siempre que ambos estéis cómodos, porque de eso se trata. Te vas a tirar muchas horas dando el pecho, esto no es cuestión de un rato y ya. Tendrás por delante semanas, meses o incluso años, en los que la comodidad es esencial. Al final acabarás dando de mamar en el suelo, en el parque o incluso en el autobús. Pero los principios son los principios. Y para eso se han inventado…

Cojines de lactancia

Los cojines de lactancia

Si no sabes de qué leches (nunca mejor dicho) estoy hablando, te pongo en situación. Un cojín de lactancia es una especie de cojín (obvio) en forma de “C” que te colocas alrededor de la cintura y que te sirve para apoyar dos cosas:

- El codo y parte del brazo del lado del que está mamando el pequeño. Lo siento, ya no vas a sacar músculo si era tu intención. ;)

- Al propio bebé. Bien durante la toma o en el cambio de pecho, cuando dices: “¿Y dónde coloco a mi hijo ahora, mientras me reestructuro?” ¡Pues en el cojín, pegadito a ti!

¿Son realmente útiles los cojines de lactancia?

Pues esto es como todo. Hay mamás para las que se convierte en algo imprescindible y les ayuda mucho a la hora de amamantar a su bebé.

Por otro lado los cojines de lactancia también pueden usarse cuando el niño está aprendiendo a sentarse en el suelo, para mantenerlo erguido y que no se caiga para los lados.

En mi caso, que soy un poco torpe, me resultaba un tanto grande y me suponía mucho tiempo colocármelo bien. Así que al final, me apañaba con una almohada.  Quizá no usé el adecuado, ¿quién sabe? ;)

Lo mejor es que lo pruebes y saques tus propias conclusiones sobre los cojines de lactancia. Así tendrás un motivo para dejarme un comentario. :)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.