Comer mal : Ventajas del comedor para el pequeño I

Mi sobrina tenía a su madre muy preocupada y es que cada vez que llegaba el momento de comer, para mi tía era un verdadero sufrimiento ver como la niña comía mal. La pequeña lloraba unos días porque no le gustaba la comida, otros porque no le agradaba el aspecto y otros porque directamente no quería comer y punto. Sin embargo, comer en el comedor de su guardería ha sido la solución para este problema.

comer malDe hecho, son muchos los pequeños que tienen problemas a la hora de comer, que se quejan por todo ante el plato de comida y que hacen desesperar a sus padres día tras día. Por ello, vamos a profundizar en las ventajas de dejar a tu pequeño en el comedor del colegio, ya que, son muchos los niños que comienzan a comer bien cuando entran. Y es que, aunque hay padres que veían imposible que esto ocurriese, si ni siquiera ellos eran capaces de convencerles, finalmente han tenido que reconocer que es cierto, que el problema se esfumó cuando comenzó a quedarse a comer en el centro escolar. En primer lugar, cabe destacar que cuando el peque se queda en el comedor, entiende este momento del día como una actividad lectiva más. De este modo, al igual que obedecen cuando se les dice que hay que hacer un dibujo o saben cuándo es la hora del recreo, asumen que ese es el momento de comer. Así, pasan de protestar por todo, a aceptar que esta es una tarea más del “cole”.

comer mal

Asimismo, a ello se une el hecho de que a veces cuando a los pequeños no se les presta tanta atención, acaban por comportarse bien sin que se les diga. Es decir, si ven a sus padres preocupados, nerviosos, si les insisten… ellos también se ponen intranquilos, se agobian y ahí llega el problema. En el colegio o guardería si ven que nadie les insiste, sino que tienen que comer sin más, acabarán por aceptarlo sin quejarse.

comer en el comedor

Además, el hecho de que los demás coman a su alrededor, hará que imite estos comportamientos. Los niños, especialmente cuando van creciendo, no quieren que los demás crean que no son capaces de hacer algo, por lo que, en estos casos reaccionan repitiendo lo que hace el resto y no rechistan, especialmente cuando son algo mayorcitos, para que los otros pequeños vean que él también es capaz de comer solo.

De hecho, es curioso cómo los niños se comportan diferente cuando están con sus padres y cuando no, simplemente porque quieren demostrar a los que no les conocen, que son capaces de comer solos, en este caso, por ejemplo.

A ello unimos el hecho de que las normas o límites en el comedor suelen ser más estrictas que en casa. Hay que lavarse las manos, comer sin entretenerse con juegos, a la misma hora, en el mismo sitio… En casa, a veces los papás y mamás para conseguir que coman acaban por ceder, encendiéndoles la tele, por ejemplo, para que así sea más ameno o dejándoles coger algún juguete.

Finalmente esto no hace sino empeorar la situación, ya que el tiempo corre y el peque no come.comer en el comedor De este modo, intentad que en casa, por ejemplo durante el fin de semana, también cumpla esos límites o normas, ya que, aunque se sentirá más relajado en el entorno familiar, esto no debe significar que pueda hacer lo que quiera, desobedeciéndoos.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.