Cómo conseguir que mi hijo haga los deberes

¿Cómo puedo conseguir que mi hijo haga los deberes? ¿Qué puedo hacer si mi pequeño se niega o se pone remolón antes de empezar porque no tiene ganas? Esta pregunta os la habréis hecho cientos y cientos de veces, ya que, en ocasiones, los pequeños se enfadan, protestan e incluso lloran cuando les decís que deben ponerse a hacer las actividades o ejercicios que les mandaron en el colegio.

Cómo conseguir que mi hijo haga los deberes

Y es que, a pesar del debate existente sobre si los niños tienen o no que hacer deberes en casa, son parte de su formación educativa y es importante también que aprendan a través de ello a que todos tenemos responsabilidades que cumplir.

De este modo, ante todo es fundamental que se creen unas rutinas o hábitos, ya que, a los niños hay que enseñarles desde que son muy pequeños la importancia de seguir unos horarios, unas pautas, tener unos comportamientos específicos… De este modo, los irán asimilando conforme crezcan. Si por el contrario, no los aprenden desde pequeñitos, luego será más difícil enseñárselos. Por ello, del mismo modo que deben lavarse los dientes tres veces al día tras cada comida, o recoger los juguetes tras jugar con ellos, también aprenderán cómo, cuándo y dónde deben hacer sus deberes.

deberes3

En cuanto al dónde es fundamental que elijáis un lugar de la casa idóneo para que el pequeño se concentre, que tenga buena luz y en el que pueda trabajar cómodamente. No es obligatorio que sea en su habitación, pero sí que es importantísimo que siempre sea en el mismo lugar, ya que así el pequeño asimilará que ese es su lugar de estudio, ya que si cada día se sienta a hacer los deberes en un sitio diferente, se entretendrá, no se ubicará y le costará más concentrarse. Asimismo, aparta cualquier elemento de distracción de esa habitación, tales como la televisión, la videoconsola o un ordenador. En el caso de este último, si lo necesita, sólo tendrá que pedíroslo.

Cómo conseguir que mi hijo haga los deberesEl cuándo también toma mucha importancia, ya que, si cada día el niño se sienta a hacer los deberes a una hora, no se creará ese hábito de estudio. No hay una hora concreta e ideal pero una vez que se fije una hora, por ejemplo a las cinco, antes de merendar, o tras la merienda, todos los días el pequeño sabrá que a esa hora tendrá que sentarse y ponerse manos a la obra. Aunque al principio rechiste o le cueste empezar, entenderá que es el momento del día indicado para hacer los deberes y poco a poco lo aceptará sin protestar. Además, si no se estipula un horario, finalmente el niño acabará haciendo los deberes tarde y como estará cansado, no se concentrará y no hará bien las actividades ni será capaz de asimilar bien ciertos conceptos.

Asimismo, una vez que fijéis ese lugar y ese horario, los padres tendréis que ser coherentes y firmes con ello, manteniéndoos en eso que le habéis pedido que cumpla. De nada servirá que vosotros mismos alteréis los horarios, ya que el pequeño no se lo tomará en serio, se confundirá. Y es que sois su principal ejemplo. Es decir, si para trabajar lo hacéis en vuestro despacho, sed conscientes de que el pequeño os verá y le será más fácil entender que él también tiene sus obligaciones, su lugar de trabajo y sus horarios.

Cómo conseguir que mi hijo haga los deberesPor supuesto, será fundamental que les ayudéis en los deberes, sin que eso signifique decirles las soluciones o terminar haciéndolos vosotros. Le explicaréis lo que no entienda y una vez explicado, le corregiréis los ejercicios para ver si hay errores. Es importante que superviséis el trabajo y le echéis una mano, pero sin que ello implique que el papá o la mamá haga los deberes de su hijo.

Por último y algo que considero muy importante es no premiar a los niños cuando hagan sus tareas escolares ni tampoco usar como castigo los deberes. Expresiones del tipo “como te has portado mal, tendrás que ponerte ya a hacer tus deberes” o “como castigo, hoy no sales de la habitación y estudias toda la tarde”. Así el pequeño no hará sino rechazarlos, ya que, estamos relacionando algo que es un deber o una responsabilidad y que servirá para aprender con algo negativo, como si fuera un castigo.

Si crees que esta informacón puede ser útil para los papás, compártela con tus amigos en Facebook. GRACIAS

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.