La guardería y como curar las heridas de los pequeños en la clase

Han pasado sólo un par de días desde que recogimos a nuestro hijo de la guardería y apareció con la cara “marcada”  por alguna “reyerta” entre compañeros de clase.

la guardería y las peleas

Ya se sabe que la ley de la selva impera en la guardería y hay que andarse con ojo… Mi hijo, muy estoico él, aguanta sus “marcas de guerra” con elegancia.

Otro cantar es su madre, que especialmente con una herida en la mejilla derecha, se muestra algo más preocupada. Se trata de un arañazo bastante superficial que produjo costra en su momento; ahora esa costra se ha ido (o la “ha ido” mi niño, que todo puede ser…) y queda una marca sonrosadita que a mí no me preocupa en absoluto pero a su madre sí.

 la guardería y las peleas Me preguntó cómo hacíamos para curar esa herida. En este caso, la cosa es sencilla. Casi no tuve ni que consultar al tratarse de una herida leve, bastante superficial (arañazos de niños de diecisiete meses como el nuestro no pueden ser muy profundos, la verdad). Hay que limpiar la herida con una gasa y agua o agua y jabón (lo más neutro posible) o suero en su defecto para luego secar muy bien la herida (con otra gas; nunca algodón, que puede dejar hebras en la herida y si se produce costra de nuevo, al intentar quitar las hebras puede abrirse la herida). Por último, para que se cure del todo (lo hará rápido porque la velocidad de cicatrización de los niños con estas edades es asombrosa) yo prefiero dejar la herida al aire. Si bien, si estamos en invierno o en un otoño con mucho viento frío, para evitar que se corte la piel y cicatrice peor, se la puede tapar con una tirita.

Otra cosa son heridas más profundas, menos superficiales.Si éste es el caso, hay que presionar la herida con una gasa limpia y tratar de poner el punto de hemorragia por encima del pecho (para que la gravedad no s ayude a parar la hemorragia). De todos modos, si presionando y posicionado la herida por encima del pecho no parar en unos tres minutos, haría que ir al médico de inmediato.

la guardería y los arañazos

Si el corte es el la boca, un hielo envuelto en un trapo ayuda. Lo malo es si el niño lo aguantará. Pero deberéis hacer que lo aguante lo máximo posible. Las heridas pueden causar nuestra alarma pero nunca deben provocar nuestro pánico. Si vemos que no somos capaces de parar una hemorragia de una herida o no sabemos curarla, es preferible acudir a profesionales.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.