¿CÓMO DAR UNA ORDEN?

En muchas ocasiones, podemos encontrarnos con que los niños cuando les pedimos que hagan algo no lo hacen. A veces pensamos que es porque no quieren, pero sin embargo, puede ser que el motivo no sea ese, sino que simplemente no nos han escuchado bien. O se les ha olvidado lo que les hemos pedido, porque en medio segundo les hemos dado 5 órdenes.

Hoy os quiero hablar precisamente de eso, de cómo dar órdenes a los pequeños para asegurarnos de que nos han escuchado y nos han entendido,  favoreciendo así, que hagan lo que les pedimos.

A continuación os voy a poner las 7 pautas básicas a seguir, seguidas de ejemplos prácticos:

1º  Dar una sola instrucción: Para lo cual debemos emplear un lenguaje sencillo y comprensible para el niño.

Ejemplo:        

Si le decimos:  

¿Qué ocurrirá?

Lo más probable es que a mitad del pasillo, ya no recuerde lo que le hemos pedido y, por tanto, siga jugando en su cuarto.

Recordar “SU CAPACIDAD DE ATENCIÓN ES LIMITADA”

2º Las normas deben ser claras y específicas:

 

¿Es lo mismo “ARRÉGLATE que “LÁVATE LAS MANOS Y PEÍNATE”?

Cuando le decimos lávate las manos le estamos pidiendo una acción concreta, por lo que es más fácil que lo haga, que si le decimo arréglate. Porque, arréglate ¿qué implica? Para el niño arréglate puede ser vestirse, mientras que para el adulto que se lo dice, esa acción puede implicar lavarse la cara y peinarse. Por ello es preferible, que las normas sean cuanto más concretas mejor. Y así NOS ASEGURAMOS DE QUE EL NIÑO SEPA LO QUE LE ESTAMOS PIDIENDO.

3º Debemos marcar una pausa para comprobar si el niño nos ha entendido y pedirle que repita, lo que tiene que hacer así, como las consecuencias de hacerlo o no.

El fin, es comprobar si ha entendido nuestro mensaje y, a partir de este momento, dejaremos de decírselo.

Si el niño ha escuchado y repetido lo que queremos que haga, no hay por qué insistir; sabe perfectamente lo que tiene que hacer.

4º Repetir el Mensaje  al niño si cuando le preguntamos qué es lo que le hemos pedido no sabe. Si cuando le preguntamos nos lo dice, ya no haría falta.

5º Hacer con él lo que le hemos pedido

Le cogemos de la mano (tranquilamente), y vamos hasta su habitación, donde le ayudamos al principio y luego nos vamos retirando para que lo haga él solo.

 

6º Le reforzamos cuando nos haga caso. Es importantísimo premiarles con frases como:

 ¡¡¡Recordar que a todos nos gusta que nos recuerden lo bien que hacemos las cosas, y uno de los peligros que podemos cometer con los niños es decirles lo que hacen mal, pero no lo bueno!!!

7º No iniciar otra actividad hasta que no se haya cumplido la orden

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.