Cómo hacer manzanas caramelizadas

Seguramente habrás probado alguna vez en tu vida las famosas manzanas caramelizadas que se suelen vender en algunos mercadillos y ferias de nuestro país. Se trata de un postre realmente delicioso y con el que conseguirás que tu hijo disfrute mientras a la vez come fruta.

Es una receta muy sencilla y fácil de hacer y que puedes elaborar para sorprender a tu hijo con algo rico y que seguro que le encanta. Toma buena nota de los ingredientes que vas a necesitar para elaborar las manzanas caramelizadas y ponte rápidamente manos a la obra.

manzanas caramelizadas

Ingredientes para hacer las manzanas caramelizadas

  • 4 manzanas rojas
  • 300 gramos de azúcar
  • 1/2 cucharada de colorante rojo
  • 1/2 limón
  • 100 gramos de mantequilla
  • 2 cucharadas soperas agua

Cómo preparar las manzanas caramelizadas

En primer lugar lava bien las manzanas y quítales el rabito. Coge un pequeño palito de madera y ve pinchando cada una de las manzanas. Reserva.  Acto seguido para hacer el deliciosos caramelo, coge un cazo y añade el azúcar, el agua y el zumo de limón. Deja calentar a fuego suave sin dejar de remover en ningún momento hasta conseguir que el azúcar se derrita totalmente.

manzanas al caramelo

A continuación añade la mantequilla y ve removiendo poco a poco hasta que se vaya formando el almíbar. Cuando veas que empieza a coger un poco de color, retira el cazo del fuego. Agrega el colorante rojo y remueve bien para integrarlo perfectamente en el almíbar y darle ese color tan característico de las manzanas caramelizadas.

Seguidamente ve cogiendo una a una las manzanas y ve metiéndolas en el almíbar para que vayan cogiendo el color coro tan típico de las manzanas caramelizadas. Una vez estén todas impregnadas del delicioso caramelo, debes dejar que escurran y que reposen en una rejilla. 

Cuando hayan pasado unos minutos y estén perfectamente escurridas, espera a que el caramelo se enfríe totalmente. Ya tienes listas las manzanas caramelizadas para que los más pequeños de la casa las puedan disfrutar cuando quieran. También puedes guardarlas en la nevera y sacarlas del mismo cuando se vayan a comer.

Como has podido ver se trata de una receta muy sencilla de hacer y que no tiene ninguna complicación por lo que puedes hacerlas cuando tú quieras. Ya no tendrás que comprarlas en ninguna feria ya que podrás hacerlas tú mismas de forma totalmente casera.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales?

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.