¿Cómo influye el tamaño de tu pelvis en el parto?

pelvisparto2

Todas y cada una de las mujeres embarazadas esperan con impaciencia y con ciertos temores el momento del parto. Y lo cierto es que, hay cuestiones que entran en juego en el alumbramiento y que influyen, dando lugar a que los especialistas se decanten por un tipo de parto u otro. Uno de ellos es el tamaño de tu pelvis.

Y es que, cada mujer es diferente, su cuerpo es distinto y único, por lo que, de cara al parto habrá que tener en cuenta el tamaño de esta zona. En este punto es fundamental hacer hincapié en que las futuras mamás no deben dejarse llevar por las simples apariencias. Es decir, una mujer alta y de complexión grande, puede ser muy estrecha en cuanto a la zona pélvica, mientras que otra más bajita o delgada, puede tener una pelvis más ancha. Por ello, no te dejes llevar por el aspecto físico exterior sin más, será el especialista quien controle este tema.

Y en este punto, es inevitable preguntarnos el por qué de que el tamaño de tu pelvis sea tan importante a la hora del alumbramiento.  La explicación es sencilla, ya que, aunque durante los meses de embarazo, el bebé está en el útero, sobre la zona del pubis, conforme se acerque el momento de salir, irá encajándose en la zona pélvica para luego acceder en el alumbramiento al canal vaginal, por el que saldrá al mundo exterior. Esto explica que esta estructura ósea juegue un papel tan importante, ya que, si es demasiado estrecha impedirá que el bebé pase por dicho canal.

el tamaño de tu pelvis

Aun así, no debes alarmarte, ya que, durante estos meses que dure el proceso de gestación, tu ginecólogo controlará, entre otros muchos factores, también este. Y es que, hay que tener en cuenta que durante el embarazo, la zona pélvica de la mujer sufre algunas alteraciones, adaptándose al pequeño, del mismo modo que la cabecita de éste también irá adecuándose al espacio que tiene. Sin embargo, a pesar de ello, no siempre se consigue que haya suficiente hueco para que se produzca un parto natural, sin recurrir a cesárea.

Retomando la labor del ginecólogo como comenté antes, durante estos meses irá comprobando dicha medida. Además de realizar exploraciones, ecografías, tactos… medirá el tamaño de sus caderas o de la pelvis con un aparato al que denominan pelvímetro. Se hará un control continuo durante estos meses para poder tomar la mejor decisión en relación al tipo de parto.

Sin embargo, no sólo este factor será determinante, sino también el tamaño del pequeño, la postura en la que se encuentre colocado,  e incluso la posición que adopte la placenta cuando llegue el momento del alumbramiento. Asimismo, no debemos olvidar que la hormona relaxina, producida durante este periodo, hará que se ablanden los tejidos de dicha zona, lo que quizás ayude o facilite que, en el caso de que la mujer sea estrecha, la zona se dilate y finalmente pueda nacer el pequeño mediante un parto vaginal.

pelvisparto3

Por último, es interesante saber que existen diferentes tipos de pelvis, aunque entre las mujeres occidentales la más común es la redonda. Este tipo de forma, no suele dificultar el parto vaginal. También puede ser acorazonada y si es así, a la hora de parir, normalmente la mujer podrá necesitar la utilización de fórceps para sacar al pequeño o, en los casos más extremos, se optará por cesárea.

Por último destacar que también hay pelvis de forma ovalada que, como en el caso anterior, a la hora de alumbrar, puede ser necesario utilizar fórceps o directamente los médicos se decantarán por la cesárea. Sin embargo, si en tu caso, tu zona pélvica es aplanada, tu pequeño podrá salir por el canal vaginal sin ninguna dificultad.

Si te parece interesante este post, no dudes en publicarlo en tu red social Facebook, Twitter…  GRACIAS

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.