Cómo preparar el biberón de un bebé

Una de las cosas que más repetirás en los primeros meses de vida de tu bebé, será preparar el biberón. Aunque parezca muy complicado es una tarea sencilla que requiere una serie de normas de higiene y limpieza que es importante seguir.

Para evitar futuros problemas de salud y alimenticios, el biberón debe tener la cantidad correcta de nutrientes y unas buenas condiciones higiénicas. Para que te resulte todo mucho más fácil, te doy una serie de pautas para preparar correctamente el biberón de tu bebé. 

bb-biberon

Cómo preparar el biberón de un bebé

  •  Antes de preparar el biberón es muy importante que te laves las manos perfectamente con agua y jabón para evitar transmitir cualquier tipo de infección al bebé.
  •  Acto seguido, debes esterilizar correctamente todas las partes del biberón. Para ello mete el biberón y el resto de componentes en una olla con abundante agua. Deja hervir todo durante unos 5 minutos y seca los mismos con una toalla limpia. Una vez bien esterilizado y tras el primer uso, puedes lavarlo con un poco de agua y jabón cada vez que lo uses.
  • Es muy importante medir siempre la cantidad de leche que hay que poner en el biberón. Debes seguir las indicaciones del fabricante o las que te haya dado tu pediatra. Para la leche en polvo usa el medidor que viene y pon la cantidad justa y sin pasarte.

como-preparar-un-biberon

  • En cuanto al agua, puedes usarla del grifo y calentarla a la temperatura adecuada. Si por el contrario tienes dudas acerca de la calidad de la misma, puedes dejar que hierva durante unos minutos y esperar a que se enfríe. Una vez la añadas al biberón, agita bien el mismo para evitar que queden grumos en la leche.
  • En cuanto a la temperatura de la leche, puedes calentarla o dejarla a temperatura ambiente. Elige la opción que más le guste al bebé. Lo que si es importante es que hayas agitado bien el biberón antes de calentar la leche.
  • Antes de empezar a dar el biberón al bebé, comprueba la temperatura de la leche dejando caer un par de gotas en tu muñeca. Ten en cuenta que debe de estar templada y nunca caliente ya que podrías quemar algunas zonas de la boca del pequeño.
  • Una vez que el bebé haya terminado de tomar el biberón, no guardes la leche que haya sobrado. Tírala y haz un biberón totalmente nuevo para la siguiente toma.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales?

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.