Cómo saber que tu hijo es autista

El autismo es un trastorno neurológico que afecta al desarrollo en el lenguaje y la capacidad de socializarse. El lenguaje no verbal se ve seriamente afectado y lo sufren más los hombres que las mujeres. Es un trastorno que no tiene cura y que hay que tratarlo continuamente para conseguir ciertas mejoras en el sujeto que lo padece.

En muchas ocasiones los padres no saben si su hijo padece autismo a pesar de ciertos comportamientos que hacen indicar que pueda sufrir dicho trastorno. Si tienes ciertas dudas sobre la forma de actuar de tu hijo, toma nota de las siguientes pautas para saber a ciencia cierta de que tu hijo sufre autismo.

el autismo en los niños

Cómo saber que tu hijo es autista

  •  El niño que sufre autismo, a la edad temprana de un año no señala objetos, no imita los gestos de las personas, no responde a su nombre y no sigue ninguna de las pautas que los padres les suelen dar.
  • Otro aspecto muy típico de este trastorno es que tiene serias dificultades a la hora de relacionarse con las personas. El niño autista se suele sumergir en su propio mundo y no busca el contacto con otros niños y adultos. Evita en todo momento el contacto visual y no expresa sus sentimientos.
  • Si tu hijo es autista, seguirá una serie de rituales o reglas con determinados comportamientos del día a día. Cualquier alteración de este tipo de conducta, genera agresividad y pataletas en el pequeño.

niños autistas

  • Los niños autistas evitan cualquier tipo de contacto físico y les molesta en en exceso que alguien les toque. En algunos casos se pueden mostrar muy hiperactivos y no parar en ningún momento y en otros casos mostrar una pasividad excesivamente calmada.
  • El niño autista en ningún momento es consciente del peligro que le rodea y puede actuar de una manera específica sin saber que ese comportamiento le puede provocar daños físicos como es el caso de poner las manos en un brasero.
  • Otro aspecto relacionado con el autismo es una sensibilidad extrema en el tema de los sentidos. No aguantan los ruidos demasiados estridentes o las comidas con mucho sabor.
  • Un último aspecto que puede delatar que el pequeño sufre autismo es la continúa repetición en su vida diaria de determinados movimientos como mover de forma compulsiva las manos o los pies.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales?

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.