¿Cómo sé si mi hijo es hiperactivo? Hiperactividad infantil

“Mi hijo es hiperactivo” A menudo escucho a mi alrededor a madres y padres que afirman y, bastante a la ligera, que su hijo es muy nervioso y que tiene que ser hiperactivo. Pero antes de seguir, es importante que sepamos distinguir entre un pequeño revoltoso que no para de jugar y que es inquieto a un pequeño que sufre Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

hiperactivo2

Por ello, y precisamente por esa confusión que a menudo existe y que creo, que en ocasiones, hace que se use el término hiperactividad cuando realmente no se trata de eso, os detallo una lista de lo que los especialistas coinciden en detectar como síntomas de este problema.

En el niño hiperactivo, cabe destacar esa inquietud, pero no simplemente porque quiere deficit atencionirse a jugar o porque quiere correr, sino que ocurre en los casos en que el niño se mueve constantemente pero sin un objetivo claro. Se levanta, salta, corre… pero sin perseguir nada. Esto hace que a la hora de jugar también tenga problemas, ya que, esa impaciencia, esas ganas de moverse de aquí para allá incontrolables hace que no pueda mantener el hilo de los juegos, que se adelante a sus compañeros y por ello, acabará aburrido porque nadie a su alrededor le sigue su ritmo. Esto también hará que poco a poco el pequeño se sienta triste y frustrado, ya que no consigue entender por qué el resto no hace lo mismo que él.

A ello se une su incapacidad para pensar las cosas antes de decirlas, es decir, suelen ser muy impulsivos. Por ello, el niño hiperactivo, se adelantan a responder antes de que se le plantee la pregunta o sale a correr antes de que se le diga qué es lo que debe hacer.

Por otro lado y lógicamente, tras explicar los síntomas anteriores, un niño hiperactivo se caracteriza por tener verdaderos problemas para concentrarse, ya que, no son capaces de prestar atención más de un tiempo determinado, están despistados y no atienden o se centran en nada en concreto. Así, no son capaces de seguir la lectura, por ejemplo o la explicación de su profesora. Sin duda, es por ello que, a menudo este problema da lugar a casos de fracaso escolar.

hiperactivo3

Simplemente al mirar al pequeño pueden percibirse algunos de estos síntomas, ya que a menudo suele parecer que está ausente. De hecho, otro de los síntomas muy comunes es el de hacer como que no oyen, aunque realmente están escuchando lo que se les dice. Sin embargo, parecen abstraídos en su propio mundo.

 

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.