Con la llegada de los hijos hay más discusiones de pareja

Que con la llegada de los hijos cambian la vida es una verdad inmutable.Cuando a mí me lo decían los que ya eran padres, que mi vida iba a cambiar de manera radical, que no volvería a ser la misma, sinceramente, pensaba que exageraban. Ahora sé que estaban en lo cierto. Más bien EN LO CIERTO, con mayúsculas y luces de neón.

con la llegada de los hijos

Y eso que nuestro hijo es un bendito. Sólo ahora con diez meses, está mostrando su incipiente personalidad y rechaza cosas (o personas, como cuando no quiere venirse conmigo, por ejemplo) o protesta por ropa que le ponemos o le quitamos o por el baño que le damos cuando no le apetece…

Todo esto, con la llegada de los hijos, que en nuestro caso, ya digo, es mínimo, y muchos otros detalles totalmente normales en la vida de tres que nos toca vivir a diario puede hacer cambiar tanto la relación de pareja que, si no se pone remedio, puede hacer tambalearse la relación más estable.

con la llegada de los hijos El ejemplo más obvio es cuando los padres no descansan lo suficiente porque, admitámoslo, los niños se despiertan por las noches y muchas veces, además. Con la llegada de los niños, la falta de sueño de los padres provoca un cansancio que es el mejor aliado que tiene la dejadez (a la hora de concluir las tareas que tuviera cada uno asignadas en la casa, por ejemplo) y, como cara B de estos Grandes Éxitos, la irritabilidad que se ve aumentada hasta extremos insospechados. Suele ser la causante de que pequeños granos de arena se transformen rápidamente en insalvables montañas.

También podemos encontrar problemas de celos (que el padre vea en el bebé un competidor que le arrebata el cariño y la atención de su mujer) que son como estiletes que agujerean cualquier relación hasta dejarla hecho un guiñapo o diferencias de criterio a la hora de tomar una decisión que afecte al pequeño y que provoquen enconadas discusiones o incluso injerencias (malintencionadas o no) de familiares y amigos sobre la forma de educar a vuestro hijo. Todos esos son problemas que no hay que dejar crecer, en ningún caso.

con la llegada de los niños

Aparte, podemos enfrentarnos a problemas de autoestima porque la madre no se vea igual físicamente o el padre no se crea tan importante en la unidad familiar. En ambos casos, el apoyo de la otra parte (ya no mitad sino tercio…) es fundamental.

Como consejos generales, yo apuntaría lo siguiente: esto no se trata de una competición para saber quién atiende más y mejor al bebé, a quién quiere más, con quién se quiere ir; ni siquiera quién tiene que levantarse cuando se despierta o quién tiene que hacer el biberón; esto se trata de una aventura en la que los tres andamos aprendiendo. Por eso, la paciencia y la mano izquierda son fundamentales.

Unknown-4

Cuando el bebé no te deja dormir porque se despierta NO LO HACE A PROPÓSITO. Si tendéis a ir elevando la voz, paraos un momento, respirad hondo, tragaos el orgullo y aceptad que el otro puede estar de peor humor y no hagáis más grande el problema. Hablad entre vosotros, sed comprensivos y daos, los tres, mucho, mucho cariño. Al final, la recogida de lo sembrado merecerá la pena.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.