Consejos para el baño del bebé

El baño del bebé, ¿cuándo aprenden a chapotear?

Una de las mayores incógnitas a las que nos debemos enfrentar los padres es la posible baby bathreacción de nuestros hijos a los baños. A base de preguntar entre los amigos y familiares con hijos, te das cuenta que no existe uniformidad en las experiencias porque, aunque por lo general los chavales se lo pasan bien en el baño, hay alguna parte del proceso que no les acaba de convencer. Y cada niño elige la suya, que para eso ya empiezan a tener su personalidad.

Es importante elegir bien los jabones y aceites que vamos a aplicar el baño del bebé. No debemos olvidar que la piel del bebé es extremadamente delicada, es mucho más fina y permeable que la de los adultos y, por tanto, más expuesta a los agentes externos. Además, como su sistema de defensa está por hacer, cualquier ataque externo que le podamos evitar, mejor que mejor.

espuma baño

Por eso, huir de jabones con alcohol o con perfumes que no sean naturales se antoja fundamental.

Nosotros desde los primeros baños confiamos en los productos de Weleda. Nos parecen bastante naturales y, de hecho, la aceptación de nuestro hijo ha sido fantástica y nunca hemos visto que le produzca irritación ni ninguna reacción que nos pudiera alarmar. Además, huelen muy bien.

Pero no todo es preocuparse de los productos que se vayan a usar. Queda la parte MÁS importante, no perderte ni un segundo de las reacciones de tu hijo. Sea cual sea, te aseguro que vas a disfrutar un montón.banera-cestos-micuna-b-1158-plus-blanco-r-azul

Ya cuando les desnudas es muy posible que se pongan como unas castañuelas. Parece una prueba de que la necesidad de sentirse libre es algo que nos acompaña desde pequeños porque es liberarles de la ropa y empiezan las risas y los movimientos alegres de brazos y piernas.

Otro momento que no tiene precio es cuando ves la cara de sorpresa que siempre ponen al empezar a meterles en el agua. Cuidado con la temperatura, precisamente por la delicadeza de su piel, una temperatura alta les puede hacer tanto daño como los productos dañinos. Se suele meter el codo para probar la temperatura ya que su sensibilidad al calor es similar a la de la piel del niño.

Una vez en el baño, no hay que olvidar limpiar bien (con una esponja natural o con la mano) especialmente todas las dobleces (cuello, codos, manos, pies, culete) aunque casi tan importante como limpiarlas bien es secarlas correctamente después.

chapoteo bebé

Habrá que esperar algún mes que otro hasta que se encuentren como pez en el agua (y nunca mejor dicho) pero cuando ese instante llega, se sienten más seguros (desde el primer baño, que uno de los dos le sujete bien mientras el otro le enjabona y le lava porque no deben sentirse inseguros nunca) y empiezan a jugar.

No te importe que ponga todo perdido de agua, al fin y al cabo, es sólo agua. Pero ver disfrutar a tu hijo de sus chapoteos, no tiene precio.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Google+… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.