Cosas heredadas para nuestros bebés , qué aceptar y qué no

La llegada de un hijo es siempre (o casi siempre) una alegría aunque, sin duda, desde el punto de vista económico supone una preocupación más , a veces aceptamos todo tipo de cosas heredadas. Yo creo que nadie le hace ascos a cuanto ofrecen a dejarnos (o darnos, que hay muchos que parecía que andaban esperando una ocasión así, un amigo o familiar que estrenara hijo, para hacer “limpia” en su casa) familiares y amigos.

cosas que heredamos

Pero, ¡ojo!, no es recomendable aceptar todas las cosas.

Empecemos por los regalos que sí son bienvenidos. Lo más fácil de aceptar sin tener remordimientos ni dudas son utensilios de uso general tipo hamacas, balancines, cunas, bañeras portátiles, juguetes (aunque también conviene e incluso hace ilusión que estrene alguno propio), lámparas infantiles, carruseles para la cuna, los famosísimos intercomunicadores (tan útiles para tranquilidad de los padres), la báscula, calienta-biberones incluso saca-leches…

cosas que se heredan para bebés

Otro “set de cosas” que nos pueden dejar y en el que el ahorro es aún mayor, es todo lo que tiene que ver con los traslados del bebé: cuco, silla de coche, carrito, cuna de viaje, parque de viaje, cambiador de viaje…

La ropa, tanto del niño como de la cuna, también se suele aceptar (¡viene genial, porque suele costar un dineral!). La única precaución que yo tendría es la de comprobar que es de algodón, especialmente para los primeros (pocos) meses del bebé ya que el algodón es el material más seguro en el textil para evitar alergias y reacciones indeseables en la piel del pequeño.

cosas heredadas

El conocido neceser con las pomadas, geles, cremas y demás es mejor que lo vayamos rellenando nosotros. Cada niño es un mundo y acepta un tipo concreto de estos productos por lo que es mejor probar y actuar en consecuencia. Pero peine, cepillo… todo esto sí se puede aceptar de otra alma caritativa… y el termómetro también, siempre que sean compatibles los métodos utilizados por el dueño original y por nosotros. Es decir, si vamos a ponerle el termómetro vía oral, mejor uno nuevo; y de igual manera si el anterior lo ha empleado por vía oral o anal.

En general, cualquier cosa que esté en contacto con los fluidos de un anterior niño no conviene compartirlo. En este sentido, otro utensilio que no conviene aceptar es el saca-mocos, ya sea el manual o el eléctrico.

Por último una de las cosas que tampoco se deben aceptar zapatos.

cosas heredadas, zapatos no

De muy pequeños, los bebés suelen ir descalzos pero si necesitan calzado, para no resbalar, por ejemplo, deben estrenar el suyo. Los pies de los bebés son muy delicados y un zapato ya usado puede influir negativamente en el desarrollo de un “pie nuevo” que debe adaptarse al zapato de manera propia.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.