Cosas que no debes decirle a tu hijo nunca

Si eres padre o madre sabrás de sobra que los niños pueden cansar y agotar mucho, pero por muy cansado/a que estés no puedes decir algunas cosas a tus hijos nunca, porque después te arrepentirás y te sentirás muy mal de hablar así a tu hijo.

Es cierto y te comprendo si alguna vez te entra hasta ansiedad por intentar abarcarlo todo, en esos momentos en los que te sientes mal, con taquicardias por querer hacer las cosas mientras miras el reloj y ves que el día empieza a acabarse. Pero tus hijos no tienen culpa de tu frustración diaria.

madre e hija adolescente abrazo

Los niños pedirán de tu atención, te llamarán mil veces, arreglarás un cajón y querrán jugar contigo desordenándolo, querrás tener una comida tranquila y será todo un caos… y todo esto es normal y pasa en todas las casas del mundo.

Pero cuando te sientas al límite, cuando veas que te queda poco umbral de tranquilidad y que los nervios empiezan a acechar, cuando esto ocurra… deja lo que estás haciendo, céntrate en tu hijo y respira profundamente. Tu hijo te necesita, está creciendo y sólo crece una vez.

cena en familia

Si le dices que te deje tranquila o que se vaya de dónde tú estás, ¿cómo crees que se puede sentir tu hijo cuando el pilar de su seguridad emocional le está rechazando? Igual para ti  no es un rechazo, pero él está sintiendo que no puede confiar en ti y que no te importa lo que piense o lo que le ocurra.

Por este motivo, no si no cambias tu forma de comunicarte con tu hijo, no deberá sorprenderte cuando sea adulto y no confíe en ti para contarte sus problemas o sus inquietudes. Habrá aprendido y habrá padecido mucho tiempo antes, que no puede confiar en ti porque no has estado a su lado cuando te ha necesitado, es así de duro, y así de real.

Property release: 2 Model release: A

Además hay cosas que no podrás decir nunca a tus hijos para que no se les clave como un puñal emocional haciendo una herida difícil de curar:

  • “Eres…” Si le dices a tu hijo, “eres un llorón”, “eres un pesado”, “eres malo”, “eres irritante”, le estarás etiquetando y además faltando al respeto. Las etiquetas encasillan a los niños y ponen expectativas innecesarios o inadecuadas.
  • “¿Por qué no puedes ser como tu hermana?” La respuesta te la daré yo: porque son dos personas diferentes con un ritmo diferente. Acepta a tu hijo cómo es porque tiene su propia personalidad y no le compares.

Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google +… Gracias :-)

 

 

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.