Costra láctea: tratamiento para acabar definitivamente con ella

En un artículo anterior os hablaba sobre la costra láctea, en qué consiste, el por qué de su aparición. De este modo, una vez que conocemos toda esta información, será interesante profundizar en las precauciones que debemos tener una vez que aparezca, así como en los medios o métodos para su tratamiento.

acabar con la costra láctea

En primer lugar, NUNCA debes quitar dichas costras de formas inadecuadas, es decir, hacerlo con un cepillito, por muy suave o delicado que sea, ya que puede aumentar el problema y dañar considerablemente la piel de tu pequeño. Del mismo modo, tampoco es conveniente que le rasques, con tus uñas, intentando así desprender de su piel esa costra. Dejarás su piel al descubierto, provocando incluso lesiones y aumentará la posibilidad de que la zona se infecte, al encontrarse tan expuesta.

Una vez que hemos destacado la importancia de no hacer estos gestos que, aunque parecen inofensivos, pueden agravar y mucho el problema, pasemos a encontrar soluciones para, al menos, mejorar el aspecto de estas costras. Y es que, aunque en la mayoría de los casos, del mismo modo que aparecen, se van, puedes encontrar medios para que el problema se vuelva menor.

En primer lugar, puede ser muy beneficioso, que utilices aceites o vaselinas, fáciles de conseguir en farmacias, y específicos para bebés, con el fin de masajear la zona en la que tenga la costra láctea

acabar con la costra láctea

Puedes hacerlo durante aproximadamente unos 30 minutos. Además de mejorar este problema, será muy relajante para el pequeño.

Acto seguido, procede a lavarle el pelo o la zona, siempre con un champú neutro y también que sea especialmente indicado para bebés. Es importante que este champú no le reseque el cabello, ya que, esto empeoraría el problema. Son recomendables aquellos que contengan selenio, zinc, brea o keluidina. Asimismo, en este proceso de lavado, no deja de ser igual de importante, que le aclares bien el pelo para que no queden restos. Este paso es fundamental.

acabar con la costra láctea

En el caso de que apuestes por ponerle vaselina, en algunos casos, puede resultar incluso más efectivo, colocarle sobre su cabecita un paño que esté algo húmedo, no en agua fría, sino al menos con una temperatura agradable. Y es que, de lo contrario puede resfriarse o coger frio. Al dejarle la vaselina durante un tiempo, la zona mejorará bastante, se suavizará y no estará tanreseca.

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.