Cuando comer se convierte en pesadilla

Hace unos días os conté que habíamos introducido la fruta a la dieta de nuestra hija. Unos días la come, otros días no, pero más o menos nos hemos hecho con ella en poco tiempo. Lo que más le gusta es la naranja y lo que menos, el plátano, pero suelo echarle todas mezcladas. Por ahora come naranja, plátano, manzana y pera. Ya habrá tiempo para innovar más…comer naranja

Sin embargo, los purés no hay quien se los haga comer. Y el problema no es que no abra la boca, ¡¡el problema es que no la cierra!! Cuando le doy una cucharada deja la aboca abierta como un buzón hasta que se le cae la comida junto con la baba. Y está mejorando la técnica. Ahora se echa hacia delante, para que caiga más rápido. Me tenía tan preocupada que, aprovechando que teníamos que ir a pedir la receta de la vitamina D a la pediatra, se lo hemos consultado.

Me ha dicho que no me preocupe, que con seis meses el alimento principal de los bebés sigue siendo la leche. El resto, son alimentos complementarios que hay que ir introduciendo, pero no son comidas principales por mucho que nos lo parezca. Se les dan además de la leche, no es sustitución de esta.

Según me ha contado, el rechazo a los nuevos alimentos es natural en todos los bebés y que se supera ofreciéndoselos en varias ocasiones, muy importante, SIEMPRE SIN FORZAR. Nosotros decidimos qué les ofrecemos, pero nuestros hijos son los que deciden cuánto comen.

Me ha dado un truquito para que coma mejor, ya os contaré si me funciona… Por lo que se ve, la mayoría de los niños aceptan mejor los nuevos alimentos si toman biberón o pecho antes. El niño amamantado tiene que seguir mamando a demanda y si hace al día 4-5 tomas, por lógica necesitará pequeñas cantidades del resto de alimentos. Si la lactancia es artificial, el bebé estará alimentado si toma entre 300 y 500 ml de leche artificial al día. Y si además ya toma cereales… Cada niño tiene un ritmo propio de maduración y somos nosotros lo que tenemos que adaptarnos a ellos.

-baby-with-vegetables

Por si os toca comenzar a vosotros también con las verduras: para iniciación lo mejor es patata, zanahoria y judía verde. Lo que hay que hacer es ir dejando unos días entre medias para ir añadiendo cosas. Así podremos identificar alergias en el caso de haberlas. Nunca se deben dar a los bebés verduras de hoja verde como las acelgas o las espinacas. Las mejores son, además de las que os he dicho ya, el calabacín, la calabaza o el puerro, por ejemplo. A la semana, se le puede meter el pollo para dar sustancia y, unos tres días más tarde, se puede incluso dárselo pasadito en el puré. El pediatra también me ha recomendado que cuando vaya a pasar las verduras, previamente cocidas con poca agua o hechas al vapor, le añada una cucharadita de aceite en crudo. De todas formas, cada maestrillo tiene su librillo, así que igual el de vuestro hijo os ha indicado otra cosa.

Si decidís hacer puré para varios días, debéis saber que sólo debéis conservarlos en el frigorífico de un día para otro. Si queréis que duren más, la mejor opción es congelarlos, pero al descongelarlos para tomar no deben permanecer más de 24 horas en la nevera.

solution-for-baby-not-eat

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Alimentación. Guarda el enlace permanente.