Cuando se juzga a una madre sin saber

Todas hemos sido de esas mujeres que no tienen hijos, de esas personas que cuando veían una rabieta en el supermercado o en un parque pensaba que eso era producto de una crianza laxa o débil, que los padres no lo estaban haciendo nada bien. Pero la realidad, es que ese pensamiento era producto del desconocimiento, del no ser madre y de no saber qué significa ser madre 24 horas, 365 días del año y hasta que se agote el aliento.

Si ahora eres madre, estoy convencida que sabes de lo que hablo. Sabrás que es eso de haber juzgado antes de tiempo y de sentir ahora cuando te juzgan a ti sin saber nada de tu vida.

hijo unico Son muchas las personas (y quizá tú eras uno de ellos antes de ser padre/madre) que pensaban que un niño en un avión era una molestia, que los niños no tienen cabida en los restaurantes, que los niños con rabietas eran producto de una crianza de padres débiles, que si miras el teléfono con tu hijo al lado eras un padres poco comprometido o que sólo los padres perezosos son los que dejan que sus hijos vean la televisión… ¡cuanto atrevimiento!

lectura con hija e hijo

Aunque esas palabras no se digan, aunque esos juicios no se escuchen a veces no es necesario. Los mensajes no verbales en muchas ocasiones son mucho más claros y significativos que las palabras: cabezas que niegan con la cabeza mientras se combina con una sonrisa parcial en comunicación de molestia… Bueno, las situaciones pueden ser muy variadas.

Pero la realidad es bien diferente cuando se ven con unos ojos o con otros. Estas mismas realidades vistas con ojos de personas que saben lo que es la paternidad o la maternidad, no serán de juicio, si no de comprensión. Los padres tenemos cierto grado de complicidad que no podemos dejar que se pierda en la competencia o en la individualidad que nos hace creer que debemos tener en nuestra sociedad.

madre soltera

Cuando se juzga a las mamás sin saber, lo que se deja claro es la ignorancia de la realidad de sus vidas, de lo que significa ser madre, de lo cansado que resulta trabajar, llevar una casa, criar a los hijos y además dormir menos de 5 o 6 horas diarias. La próxima vez que creas que puedes juzgar a las madres, no lo hagas si no sabes por dónde han caminado sus zapatos… y si sabes por dónde han caminado, entonces, mejor comprende y ayuda en lo que puedas.

Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google +… Gracias :-)

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.