Danza oriental para mamás y bebés

Desde hace unos años, la danza oriental se ha puesto de moda, por lo menos entre mis amigas. Son varias las que van a clases de danza del vientre y alguna ya hay que hasta hace sus pinitos actuando en directo para asociaciones de vecinos, centros culturales, etc.

Buscando actividades para recomendaros, me acordé de ellas. Y… ¡voilà!, descubrí una escuela de danza oriental en la que se dan clases a mamás y bebés. ¿Que cómo es posible? Veréis.

Tania es mamá de un bebé de un año y sus dos grandes pasiones son la danza oriental y ©AitanaLuis-Tania-101la maternidad. De ahí nace este proyecto. Como a todas las mujeres, su bebé le cambió la vida. Ahora todo gira alrededor de él, desde la forma de organizar la vida hasta los sueños y aspiraciones.

Es consciente, por experiencia propia, de que las mamás, aunque disfrutamos muchísimo de la crianza, muchas veces nos sentimos solas al pasar largas horas en casa o sin poder realizar las actividades que tanto nos gustaban antes. Normalmente, las clases grupales de cualquier actividad, ya sea de danza o deportiva, no están diseñadas para admitir a mamás con bebés o niños pequeños. Por eso creó ese espacio para aprender la técnica y el sentimiento de la danza del vientre pero sin tener que separarnos de nuestros hijos.

Por supuesto, las clases son diferentes cuando hay niños pero intenta que haya un ambiente cómodo y distendido en el que poder parar para alimentarle, atenderle o descansar con él. También es posible bailar con los bebés con un portabebés o en brazos, y si les apetece, pueden jugar con los otros bebés o descansar en una mantita. Todo es posible, mientras nos sintamos a gusto. Incluso si se quiere, se puede ir un día sin bebé, o que vaya otra persona a estar con él mientras las mamás bailan. ¡Los papás, abuelas, tías… también son bienvenidos!

Para nosotras, mamás, esta experiencia puede ser un momento de relax, de aprendizaje, de ejercicio y para nuetros bebés puede ser un momento lúdico de música y juego junto a su madre y otros bebés.

Se puede asistir con carrito o portabebé. Hay que llevar ropa cómoda (por ejemplo unas mallas y un top) y un pañuelo para la cadera. ¡Y a bailar!

Eso sí, antes de realizar cualquier ejercicio físico después del parto, pregunta a su médico si ya estás preparada. Y si estás embarazada, consulta si te conviene realizar este tipo de ejercicio.

Disponéis de toda la infofrmación y horarios de clases en www.danzaorientalparamamas.com

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Ocio. Guarda el enlace permanente.