¿De Qué Formas Puedo Extraerme La Leche Materna?. Parte 1

Hay muchos motivos por lo que es posible que te encuentres con la necesidad de extraerte la leche materna para conservarla, donarla, o simplemente aliviar la ingurgitación mamaria.

Algunos de los motivos para sacarse la leche pueden ser:

  • Para los primeros días tras el parto, si tienes los pechos “hinchados” o levemente ingurgitados por la subida de leche, es conveniente extraerse un poco de leche, para que el pecho no esté tan tirante, y el bebé pueda succionar bien del pezón.
  • Al principio de la lactancia, si el bebé es prematuro o está enfermo, por lo que tienes que extraerte la leche y llevarla a la UVI donde está ingresado.
  • Para aliviar la ingurgitación.
  • Para extraer la leche cuando no es posible dar de mamar en una toma determinada.
  • Para guardar la leche y dársela al niño en otro momento ( como por ejemplo cuando vas a volver al trabajo, y extraes leche para guardarla para que alguien se la dé mientras tú estás fuera de casa)
  • Para donarla a un banco de leche.
  • Para extraer y desechar la leche temporalmente mientras se toma un determinado fármaco.
  • Para ayudar a drenar el pecho en caso de obstrucción, mastitis ( recordad que a veces con la mastitis la leche sabe algo salada, y puede que el bebé la rechace, aún así es imprescindible que extraigas la leche del pecho afectado para vaciarlo y promover que el ritmo de producción de leche continúe)
  • Para iniciar y establecer la producción de leche en caso de relactación o lactancia inducida.

Antes de iniciar cualquier maniobra para extraer leche es adecuado que te laves las manos, que te pongas cómoda, y que haga un masajemarmet01 previo en los pechos para favorecer la salida de la leche, tal y como se puede ver en la imagen.

Recordad también que la oxitocina es la encargada de la salida de la leche, y que esta puede desencadenarse con el llanto del bebé, con el olor de su ropita, o con pensar en él.

 

Las diferentes formas en la que se puede extraer la leche del pecho son:

-1.Técnica manual : Una sesión de extracción manual puede durar de 20 a 30 minutos, alternando los pechos cada 5 o 10 minutos. Puede ser útil inclinar el cuerpo hacia delante y sacudir el pecho suavemente. La clave del éxito de esta técnica es la combinación de extracción y masaje.

Sitúa la yema del pulgar por encima del pezón a las doce en punto y las  yemas de los otros dedos bajo el pezón a las seis, formando la letra “C” con la mano, como se demuestra. No sostengas el pechomarmet1 formando una copa con la mano. Hay que apretar hacia la pared torácica y después comprimir el pecho entre el pulgar y los otros dedos. Seguir comprimiendo el pecho mientras se separa la mano de la pared torácica, en una acción de “ordeño” hacia el pezón, sin deslizar los dedos sobre la piel.

Debes evitar estos movimientos:

-Exprimir el pecho. Puede causar hematoma.

-Tirar del pezón y la mama. Puede dañar el tejido.marmet tecnica

-Frotar el pecho. Puede irritar la piel.

Existe una técnica, “La técnica de Marmet”, que se cree ayuda a la madre a obtener más leche cuando la extrae de forma manual. Esta técnica se dice que puede ser útil si la madre necesita extraer su leche a largo plazo pero no quiere o no puede utilizar un sacaleches. Esta técnica fue desarrollada por Chele Marmet (líder de la Liga de La Leche y Consultora de Lactancia) que necesitó extraer su leche durante un largo tiempo por razones de salud. Marmet desarrolló esta técnica con el fin de mejorar el reflejo de eyección de leche puesto que con esta técnica la madre debería de experimentar varios reflejos de eyección de leche durante una sesión. La técnica es la siguiente (suele durar unos 20-30 minutos):

  • Extrae la leche de cada pecho durante unos 5-7 minutos.
  • Masajea, acaricia, agita.
  • Extrae la leche de cada pecho durante unos 3-5 minutos.
  • Masajea, acaricia, agita.
  • Extrae la leche de cada pecho durante unos 2-3 minutos.

tecnica marmet Acaricia la zona del pecho desde arriba hacia el pezón de forma muy suave (casi como un cosquilleo).

Agita los pechos mientras te inclinas hacia adelante. Así la bajada la leche recibe la ayuda de la gravedad

Masajea las células que producen la leche y los conductos lácteos. Empieza por arriba del pecho y después mueve los dedos de forma circular en una zona presionando firmemente hacia la pared torácica. Repite alrededor del pecho.

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Lactancia. Guarda el enlace permanente.