Deformación en la Cabeza del Bebé: Consejos Posturales

La cabeza del bebé

deformación en la cabeza del bebé

Los bebés tienen la cabecita muy delicada y hay que revisar el cierre de la fontanela, porque aunque a cada uno se le cierra en un momento diferente, no puede cerrarse ni muy pronto ni demasiado tarde. Además, como es muy blandita, hay que tener cuidado para evitar que se pruduzca una deformación en la cabeza del bebé. A nosotros nos preocupaba bastante el tema, porque al hijo de una amiga nuestra tuvieron que ponerle una especie de casco para corregirle una plagiocefalia postural. Consiste en la deformación craneal que genera en la zona posterior del cráneo un aplanamiento de un lado. Esta deformación es producto de la postura prolongada en una sola posición, causada generalmente por tortícolis posicional o congénita.

Para evitar estas malformaciones, se aconseja cambiar de postura a los bebés y no dejarlos siempre boca arriba. Ponerles de lado también es una buena postura para disminuir el riesgo del síndrome de la muerte súbita del lactante y evita que la cabeza no se aplane por detrás. Nosotros cambiamos de posición a nuestra pequeña en cada toma. Una vez la ponemos hacia la izquierda y otra, hacia la derecha, y cuando juega en su alfombra, se sienta en su hamaca o va de paseo, la ponemos baca arriba. Así vamos alternando y, de momento, tiene la cabecita muy bien formada.

Un poco de ejercicio.

Gracias a la investigación, en la actualidad sabemos que no debemos echar a dormir boca abajo a los bebés para evitar el síndrome de la muerte súbita del lactante. Pero eso no significa que no debamos ponerles nunca boca abajo. De hecho, lo necesitan para fortalecer los músculos de cuello, por ejemplo. No obstante, sólo debemos colocarlos en decúbito prono cuando estén despiertos.

Ruglig_siteYo lo he hecho con mi hija y he ido acomodando el ejercicio según han ido pasando los meses. Al principio, antes de darla de mamar, me echaba en el sofá o en la cama y la tumbaba sobre mi estómago. Además de ejercitar su cuello, el bebé estaba encantado de verme tan cerquita. Cuando tenía un par de meses, empezamos a ejercitar los músculos sobre el cambiador. Su papá o yo nos poníamos frente a ella, por delante y a su altura y la peque levantaba su cabeza para buscarnos. ¡cómo se reía!

deformación en la cabeza del bebé

También la ejercitamos sobre la cama, le ofrecemos juguetes a un lado y al otro para lograr, además,  que vaya girando. A veces la ponemos una toalla enrollada bajo el pecho para ayudarla a incorporarse un poco.

Ahora tiene cinco meses y, paulatinamente, vamos consiguiendo que haga la croqueta. Aunque aún no está muy suelta del todo. Imagino que será cuestión de tiempo y de más ejercicio, pero en casa estamos contentos con su evolución.

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.