Diarrea

Las deposiciones de un bebé normal  son suaves y sueltas. Los bebés tienen deposiciones frecuentes durante el primero y segundo mes. Debido a esto, puede ser difícil decir cuando el bebé tiene diarrea.

La diarrea se define como el aumento en el número de las deposiciones y/o la disminución de la consistencia de las mismas en relación el patrón habitual de deposiciones de cada niño.

El número  de deposiciones normales es variable y únicamente orienta sobre la gravedad o no del cuadro, que se considera leve cuando el número es inferior a 5, moderada cuando oscila entre 5 y 10 y grave cuando el número de deposiciones es superior a 10.

La consistencia suele ir cambiando en el curso de la enfermedad. Al inicio se hacen más blandas, más pastosas de lo habitual; después son grumosas, desligadas y con frecuente presencia de mucosidad; finalmente son casi líquidas.

Las diarreas líquidas, generalmente expulsadas a chorro y en gran cantidad, indican afectación fundamentalmente, del intestino delgado, lo que implica un pronóstico más grave por la posibilidad de deshidratación aguda, sobre todo en lactantes de corta edad.

En el caso de gastroenteritis aguda por bacterias, las deposiciones son numerosas, pero de escaso volumen, ricas en moco y a menudo con sangre, lo que señala un predominio de alteración en el intestino grueso, con pronóstico más favorable por les escasa pérdida de agua pero con mayor riesgo de infección general (bacteriemia).

El color es con frecuencia verde, bien de modo inmediato o al cabo de un tiempo de estar expuestas al aire, lo que indica un tránsito intestinal acelerado.

Las gastroenteritis agudas pueden ser debidas a agentes infecciosos enterales (propios de la vía digestiva) que son las más frecuentes o agentes infecciosos adquiridos por cualquier otra vía y otras son por causas no infecciosas.

La mayor parte de la diarrea en niños es de corta duración. Por lo regular es causada por un virus y desaparece por sí sola. Otras causas de diarrea abarcan:

  • Un cambio en la dieta del bebé o de la madre lactante
  • Uso de antibióticos por parte del bebé o de la madre lactante

Los bebés y los niños pequeños (menores de 3 años) se pueden deshidratar rápidamente, de manera que se le debe vigilar con mucho cuidado. La deshidratación significa que el cuerpo no tiene agua o líquidos suficientes.

Señales de deshidratación leve:

  • Sequedad en los ojos y llanto con pocas lágrimas o ausencia de éstas.
  • Menos pañales con orina de lo habitual.
  • Bebé menos activo o irritable.
  • Boca ligeramente reseca.

Señales de deshidratación moderada:

  • Piel reseca y sin elasticidad.
  • Decaimiento.
  • Ojos de apariencia hundida.

Señales de deshidratación severa:

  • Falta de orina en el pañal durante 8 horas.
  • Cuando se coge la piel entre los dedos, tarda en recuperar su forma original.
  • Fontanela (punto blando en la parte superior de la cabeza) hundida en bebés.
  • Mucho letargo y posiblemente pérdida del conocimiento.

CUIDADOS EN CASA.

El niño debe recibir bastante líquido.

  • Si toma el pecho, puede continuar haciéndolo. La alimentación con leche materna ayuda a prevenir la diarrea y también acelera la recuperación.
  • Si su bebé todavía parece estar sediento después o entre las sesiones de alimentación o lactancia,  puede darle sueroral.  Siga las instrucciones del médico. No use bebidas para deportistas con los bebés pequeños.

Hable inmediatamente con su pediatra si hay signos de deshidratación.

Lo siguiente puede ayudar a prevenir la dermatitis del pañal:

  • Secado al aire.
  • Cambios frecuentes del pañal.
  • Cremas protectoras.
  • Lavar solo con agua.

No frotar la zona del pañal al limpiarlo durante la diarrea. 

 

Acuda al pediatra si:

  • Un recién nacido (menor de 3 meses) tiene diarrea.
  • La diarrea contiene sangre, moco o pus
  • La fiebre y la diarrea duran más de 3 días.
  • El niño parece deshidratado.
  • El niño tiene más de 8 deposiciones en 8 horas.
  • La diarrea no desaparece en los bebés mayores o dura 2 días o más en los niños.
  • Los vómitos continúan por más de 24 horas.

 

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud. Guarda el enlace permanente.