Dificultad en los niños, cuando aprieta el calor

Ahora que empieza a apretar el calor pero que tenemos las treguas propias de la primavera (unos días con temperaturas altas alternados con otros días de lluvia y en los que refresca), es el momento ideal para plantearnos qué hacer con nuestros hijos ante la dificultad del comienzo del calor.

dificultad calor

Aunque no nos lo parezca a los adultos, los niños (como las personas muy mayores, los sectores llamados de riesgo antes estas circunstancias ambientales) no tienen totalmente conformado el sistema que nos regula la temperatura en función de la que existe externamente por lo que los elementos con los que contamos los adultos para no sufrir en exceso ante diferencias de temperatura elevadas entre nuestro cuerpo y la calle no están del todo desarrollados en un niño. Es labor de los padres velar por que esa deficiencia propia de su fase de crecimiento no sea un handicap para que el niño disfrute de una de las mejores épocas del año.

dificultad calor

Porque, no lo olvidemos, cuando el sol luce plenamente, su luz parece que le da un color más intenso a las cosas, que la gente está más feliz y menos propensa a enfadarse y estos son aspectos que los niños valoran muy especialmente. Es por ello que se sentirán con más energía y con más ganas de salir a la calle y formar parte de la fiesta de la luminosidad y de las buenas temperaturas que nos brinda esta parte del año.

Sin embargo, como he dicho anteriormente, las precauciones ante esta dificultad de tanto calor son variadas.

Es imprescindible una buena crema de protección solar (de farmacia) para la piel que vaya a estar al aire. El gorro que le cubra la cabeza, la frente, la nuca (hay gorros, como los de los exploradores en África, con una extensión de tela específicamente añadida para ese fin), las orejas. La ropa debe ser de tejidos naturales. El algodón es una buena elección.

La hidratación, por supuesto, es fundamental. Hay que ofrecerle agua muchas veces, no importa que aparentemente no quiera. También zumos naturales, fruta o incluso suero pueden ayudar a lograr este objetivo.

la dificultad del calor

Y en casa, un buen consejo es utilizar el aire acondicionado para mantener las estancias en un rango de temperatura saludable, entre los veinte y los veintidós grados centígrados. Tanto una temperatura mayor como una menor no son aconsejables. Estas son unas pocas ideas que poner en práctica para que nuestro hijo no sufra más de la cuenta con la llegada del calor, especialmente, como es nuestro caso, si es la primera vez en su vida que va a pasarlo.

Además, nos ayudará a sobrellevar mejor la gran aventura de este verano, la playa. Pero eso lo contaré en otra ocasión.
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.