Displasia de Cadera. ¿Cómo se sabe si el niño tiene cadera luxada?

La Displasia de Cadera en  los Bebés

Es posible que no haya síntomas. El Pediatra examina habitualmente al niño en busca de la Displasia de Cadera.

cadera bebe

Los signos que se pueden apreciar a veces son:

  • Pierna más corta en el lado de la dislocación de cadera.asimetria de plecs
  • Pliegues cutáneos desiguales de los muslos o las nalgas.
  • Disminución del movimiento en la pierna de la dislocación de cadera.

Después de los 3 meses, la pierna afectada puede voltearse hacia fuera.

Una vez que el niño empieza a caminar, los síntomas de displasia de cadera pueden incluir:

  • Contoneo o cojera al caminar.
  • Al tener una pierna más corta, el niño camina sobre los dedos del pie de ese lado.
  • La región lumbar del niño se curva hacia adentro.

El diagnóstico precoz en los casos de displasia de cadera es fundamental para un tratamiento correcto antes de que el niño empiece a andar. En cada revisión el Pediatra explora de manera minuciosa las caderas, valorando el movimiento espontáneo de las piernas, la longitud de las mismas y la simetría de los pliegues.arnex pelvik

Ante cualquier exploración sospechosa de DDC solicitará una Ecografía de caderas con la que se verá la cadera ósea y cartilaginosa del niño y permite además una exploración dinámica y estática de la articulación.

La Radiografía de cadera en menores de 5 meses es poco útil.

Si se confirma el diagnóstico se le enviará al Traumatólogo Infantil.

¿Qué resuelve el tratamiento?

El tratamiento depende del momento del diagnóstico y de su gravedad. Cuánto mochilaantes se inicie, mayor es la posibilidad de una buena respuesta y de su curación completa.

En menores de 6 meses: Se les coloca un arnés o correas de Paulik. Es un dispositivo con unas correas que van sujetas a una especie de faja que rodea el pecho del bebé y mantiene las piernas separadas y volteadas hacia fuera.

No es un tratamiento doloroso y los niños lo toleran bien. Es importante por parte de los padres aprender su correcta colocación y ajuste para lograr la posición adecuada.

La duración del tratamiento con arnés es de 2 a 4 meses, hasta que se recoloca el fémur en la cadera. Con esta técnica se resuelven hasta el 90% de los casos.

En mayores de 6 meses: El tratamiento es más complejo, en algunos casos requiere una tracción continua de la pierna con un sistema de poleas, seguido de cirugía y después de ésta se coloca una escayola en las piernas del niño durante un tiempo.

En este caso, a pesar del tratamiento pueden quedar secuelas en el movimiento.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Google+… Gracias :-)

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.