dolor en el parto : métodos que alivian las molestas contracciones

El dolor es algo muy particular. Cada ser humano tiene su propio umbral de dolor.

En un parto, aunque cada mujer sentirá el suyo, lo único cierto es que siempre se va a producir dolor.

Otra cuestión es tener que soportarlo a toda costa sin ayudas que intenten aliviarlo. Estamos en el siglo XXI y las futuras madres tienen derecho a no tener que pasar por el dolor bíblico para serlo.

dolor en el parto  dolor parto aliviar

Existen métodos archiconocidos, suministrados por el propio hospital, como los analgésicos que duermen todo el cuerpo o las anestesias parciales (la más conocida es la epidural pero también el óxido nitroso) que disminuye mucho la percepción del dolor pero también tiene contraindicaciones (en el caso de la epidural; del óxido nitroso no se conocen).

En cualquier caso, estos métodos médicos son eficientes y actualmente están tan experimentados que hay poco margen de error.

soportar dolor parto

Pero independientemente de la ayuda externa proporcionada por los profesionales sanitarios, la propia mujer puede hacer mucho por su bienestar llegado a este punto. Para empezar, dentro de su plan de parto, puede solicitar que en el momento de la dilatación esté caminando. La posición vertical y el movimiento, además de favorecer la colocación del bebé, acorta el tiempo de la primera fase del parto y las pulsaciones del niño se ven menos alteradas. Las duchas o baños con agua caliente logran una mayor relajación muscular y favorece la producción de endorfinas, que es un anestésico natural. También relacionada con el agua, se usa otra técnica como es la de inyectar agua estéril a ambos lados de la columna en la parte baja. Se estimulan los receptores de presión que mandan órdenes al cerebro para que no emita señales de dolor a la zona.

dolor parto

Masajes, estimulación eléctrica en la piel de la zona pélvica, hidroterapia, acupuntura, esferodinamia (utilización de un balón usado en yoga sobre el que se mueven pelvis y piernas y favorece la relajación de la zona pélvica), aromaterapia son otras técnicas no invasivas que pueden ayudar a la mujer en, posiblemente, el momento más delicado del proceso del parto.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.