¿Duele la salida de los primeros dientes?

En la salida de los primeros dientes puede haber molestias generales como irritabilidad, febrícula, aumento de la salivación, diarrea o dermatitis del pañal, pero estas molestias son leves y desaparecen en poco tiempo.

La encía, en la zona donde va a salir en nuevo diente aparece enrojecida o azulada además de un poco inflamada, puede que esto le produzca al niño dolor al masticar, ceden bien las molestias al darles un antiinflamatorio.

Mientras la dentición primaria está presente se van formando las piezas dentales definitivas dentro de la encía del lactante y del niño pequeño. Lo hacen a partir del mismo germen dentario que la pieza de leche a la que sustituyen. La raíz de lo dientes de leche forman una especie de camino de salida a los dientes permanentes.

 dentición_004Anomalías en los dientes:

Alteraciones en el color dental. Son las más frecuentes.

  • Si un diente se vuelve de color grisáceo después de un traumatismo, no hay que tratarlo.
  • Los dientes pueden tener una coloración anaranjada o verde-negruzca, por mala higiene, por proliferación de gérmenes o por medicamentos como el hierro. En estos casos hay que cuidar más la higiene con el cepillado. Si el problema persiste hay que consultar con el odontólogo.

Anomalías en el número. Algunos niños tienen algún diente de más (diente supernumerario) o les falta algún diente (anodoncia), ninguna de las dos alteraciones causa ningún trastorno.

Anomalías de tamaño y forma. Algunos niños tienen dientes más pequeños (microdoncia) o más grandes de lo normal (macrodoncia) o dientes de forma alterada (fusión de dos dientes en uno solo).

Dentición_002

En todos estos casos debéis consultar con el odontólogo para hacer un diagnóstico correcto y descartar alguna enfermedad subyacente. Muchas de estas alteraciones no necesitan tratamiento y para otras hay soluciones de ortodoncia.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.