EL APEGO (primera parte)

¿Cómo influye la relación que establecemos con nuestros bebés en su forma de ser y de relacionarse?

Antes de explicar las consecuencias que tienen los distintos tipos de apego en la forma de ser y de relacionarse de nuestros hijos, voy a explicar qué es y cómo se crea dicho vínculo afectivo. El apego, se define como el vínculo emocional entre el bebé y su cuidador. Entendiendo como cuidador, cualquier persona con la que el niño pueda establecer una relación afín muy personal y exclusiva para él. Puede ser con su madre, con su padre, con los dos o con los abuelos. El establecimiento de un buen apego es fundamental para que el niño adquiera una guía (el sujeto de apego) que le permita desarrollar unos patrones conductuales a seguir e imitar.
Siendo el apego el resultado de un proceso que dura toda la vida y que comienza a conformarse en el segundo semestre de vida.

Como comentaba, hay distintos tipos de apego: Apego seguro, ansioso-ambivalente y el evasivo. Los estudios han demostrado que en función de cómo sea el lazo afectivo, las consecuencias a corto y largo plazo pueden ser muy diversas:

A corto plazo, puede generar en los pequeños, estrés, ansiedad, tristeza… Mientras que, a largo plazo se ha relacionado con diversos problemas de conducta.

Se ha demostrado también, que  el tipo de apego influye directamente en el desarrollo social y afectivo de los niños.

Parece ser que nuestros estilos de apego iniciales sientan las bases de nuestras relaciones futuras: “Lo que se aprende en la cuna dura hasta la tumba” según un proverbio francés.

Tipos de Apego

El lazo afectivo empieza a desarrollarse pocos meses después del nacimiento y posee alta probabilidad de mantenerse durante toda la vida. En base a como los individuos responden, en relación a su figura de apego cuando están ansiosos, Ainsworth, Blewar, Waters y Wall, definieron los tres patrones más importantes de apego y las condiciones familiares que los promueven, existiendo el estilo seguro, el ansioso-ambivalente y el evasivo.

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Bebés, Educación. Guarda el enlace permanente.