El baño del bebé, todo un ritual para padres e hijos

El baño del bebé es un ritual que realizamos casi a diario. Y digo casi porque hay madres, como yo, que no lo hacemos todos los días, a menos que haga un calor espantoso o la criatura se haya rebozado por la arena del parque cual croqueta de jamón. Pero cuando se hace, no varía ni un ápice. ;)

Estos son los pasos que sigo a rajatabla en el momento del baño de mi hija. ¿Coinciden con los tuyos?

Baño del bebé

A llenar la bañera

Lo más importante para el baño es que la temperatura del agua sea la adecuada: ni muy caliente, ni muy fría. Para controlarla puedes hacer uso de un termómetro de baño o, si lo prefieres, usar la parte interior de tu codo, como se ha hecho toda la vida. ;) Yo sigo la segunda opción. Llevo dos años diciendo que quiero comprar un termómetro y aún no lo he hecho, c’est la vie… ;)

Ten en cuenta también la temperatura de la habitación

Lo recomendable es que se encuentre a unos 21 ó 22 grados. No es plan de que a la criatura le dé un pasmo por el frío, ni tampoco que se achicharre. No conviertas el baño en una sauna, que ya tendrá tiempo de pasar calor. ;)

Asegúrate de tener a mano todos los elementos necesarios para el baño

Jabón, esponja, juguetitos (¡imprescindibles cuando van creciendo. ¡Les encantan!), toalla… Durante el baño no puedes despistarte ni dejar al bebé o al niño sin agarrarle ni un segundo, no vayamos a tener un susto. Así que todo a mano.

Y ahora…, ¡al agua patos!

Después de lavarle el cuerpecito y la cabeza cuando toca (no lo hago siempre que la baño. No me parece excesivamente necesario, a no ser que tenga comida pegada. A veces únicamente se la mojo un poquito para refrescarle), le dejo jugar un ratito. Es un momento súper relajante para ella.

Tras el lavado, la fase de secado

Me encanta envolver a mi hija en su capa de baño y abrazarla mientras la llevo a la habitación. Allí la seco cuidadosamente, prestando atención a los distintos pliegues de su piel, para evitar las escoceduras. Después le aplico una crema hidratante, aunque a veces se me olvida o hay que terminar pronto para hacer la cena (no soy perfecta, lo reconozco), le pongo el pijama y listo. Otro baño realizado, otro día terminado. ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.